Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ataque con gas pimienta a jugadores de River obliga a suspender el partido ante Boca

Los jugadores de River atacados con gas pimientaEFE

El partido de octavos de final de la Copa Libertadores que disputaban los equipos argentinos de Boca Juniors y River Plate en el estadio de 'La Bombonera' ha sido suspendido después de que hinchas del equipo local lanzasen gas pimienta a los jugadores rivales. Tras más una hora de espera, tratando de que la situación se calmase, el árbitro ha tomado la decisión de suspender el encuentro.

El suceso ha tenido lugar cuando los jugadores de River Plate salían del túnel de vestuarios para jugar el segundo tiempo, con el marcador de empare a cero. Un grupo de hinchas, desde la zona de tribuna, han lanzado gas pimienta, lo que ha afectado a la visión de, al menos, cuatro jugadores del equipo y ha provocado quemaduras a otros tantos.
Durante 70 minutos los jugadores han permanecido en el terreno de juego, donde han sido atendidos por los equipos médicos del club. Además de esta agresión, sobre el campo ha aparecido un 'drone' controlado presuntamente por un aficionado de Boca Juniors con un fantasma y una 'B' pintada, recordando el paso de River Plate por la segunda división del fútbol argentino.
Finalmente, la Policía abrió un acta y se llevó las camisetas que tenían los rastros del gas pimienta. "Es vergonzozo, es lamentable. Los jugadores no estaban bien, es lamentable. Esperamos una hora y pico que tomaran una decisión, es lamentable", ha señalado el entrenador de River, Marcelo Gallardo, en unas declaraciones que publica el diario argentino 'La Nación'.
El clásico del fútbol argentino, que disputan los dos principales equipos de la ciudad de Buenos Aires, era el partido más esperado de estos octavos de final de la competición. Boca Juniors debía remontar la victoria por 1-0 de River Plate en su estadio, en un partido disputado una semana antes.
Ahora la CONMEBOL, asociación que reúne a las federaciones de fútbol en los países de Sudamérica, debe anunciar si continuará el encuentro y cuándo lo haría, además de decidir la sanción que recibirá el equipo local por este escándalo.