Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bo Xilai, condenado a cadena perpetua por corrupción, abuso de poder y sobornos

Bo Xilai, condenado a cadena perpetua por corrupción, abuso de poder y sobornosInformativos Telecinco

El tribunal de Jinan ha condenado a cadena perpetua al exmiembro del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) Bo Xilai tras declararle culpable de todos los cargos por corrupción, aceptar sobornos y abuso de poder, según ha informado la agencia estatal de noticias china, Xinhua.

Según figura en la sentencia del Tribunal Popular Intermediario de la ciudad de Jinan, situada en la provincia de Shandong, en el este de China, Bo, de 64 años, se le ha despojado de todo derecho político de por vida, así como de todos sus bienes personales.
"Bo Xilai era un funcionario del Estado, él abuso de su poder, causó un gran daño al país y a su gente (...) Las circunstancias eran especialmente serias", argumenta el tribunal en la sentencia, difundida a través de la red social Weibo, el Twitter chino, y recogida por Reuters.
Bo, sin embargo, dispone de diez días para recurrir la sentencia, tal y como reconoce el tribunal, algo que los medios estatales dan por descontado. En caso de que la defensa de Bo presente un recurso, será el Tribunal Supremo de Shangong el que tenga que atender el caso en un plazo de dos meses.
La sentencia declara culpable a Bo de aceptar sobornos por valor de 20,4 millones de yuanes (2,4 millones de euros), aunque considera insuficientes las pruebas presentadas por la acusación sobre un presunto soborno de 1,3 millones de yuanes (casi 162.000 euros) en billetes de avión. En cambio, el tribunal sí halló en agosto indicios suficientes que señalan que el hijo y la mujer de Bo sí aceptaron el pago de billetes de avión por parte del empresario Xu Ming.
Proceso judicial
El exjefe del PCCh de la ciudad de Chongqing fue expulsado el año pasado de las filas del partido después de que su mujer, Gu Kailai, fuera declarada culpable, junto al jefe de Policía de la misma localidad, Wang Lijun, por el asesinato del empresario británico Neil Heywood, amigo de la familia.
El exlíder comunista hizo una inesperada y enérgica defensa durante el juicio y denunció que los testimonios de su mujer en su contra son los "desvaríos" de una mujer loca. Bo se declaró en repetidas ocasiones no culpable de ninguno de los cargos, aunque admitió haber tomado malas decisiones y haber avergonzado a su país por su manejo de la situación con Wang.
La Fiscalía estatal aseguró que no se puede tratar con "clemencia" a Bo Xilai después de haberse retractado de las declaraciones previas al juicio, donde había admitido su culpabilidad, y de haberse declarado no culpable.
En sus últimas declaraciones ante el tribunal, Bo admitió fallos personales. "Sé que no soy perfecto", dijo Bo. "He cometido errores muy serios. No he sabido llevar bien ni a mi familia ni a mis subordinados, he cometido grandes errores y lo siento por el partido y por el pueblo", aseguró el acusado.
Acusaciones
La Fiscalía ha acusado a Bo de recibir más de 20 millones de yuanes --2,5 millones de euros-- en sobornos de dos empresarios, de apropiarse de otros cinco millones --600.000 euros-- de un proyecto estatal de edificación, y de abusar de su poder para intentar cubrir el asesinato cometido por su mujer.
Durante el proceso, se han presentado detalles de una villa en la Costa Azul (Francia) que el empresario Xu Ming habría adquirido para la familia de Bo, así como la compra, por parte del mismo empresario, de numerosos viajes al extranjero para el hijo de Bo y Gu, Bo Guagua.
Tras cinco días de audiencias, el pasado 28 de agosto, la Fiscalía pidió un "severo castigo" para Bo por no admitir su culpa y haber modificado a su antojo las declaraciones en torno a los cargos de que se le acusan.