Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica quiere ampliar a grandes estaciones de tren el sistema de seguridad del aeropuerto de Bruselas

El Gobierno belga quiere ampliar el sistema de seguridad instalado en el aeropuerto de Bruselas tras los atentados terroristas perpetrados el pasado 22 de marzo a las grandes estaciones de tren a otros lugares donde se concentra un gran número de personas, ha explicado este jueves el ministro del Interior, Jan Jambon, según ha informado la cadena RTBF.
Las autoridades belgas han instalado un sistema de cámaras inteligentes ANPR a la entrada del aeropuerto que permite detectar matrículas y personas y se ha estrechado la vigilancia sobre comportamientos sospechosos. El sistema permitió sustituir las carpas de controles inicialmente instaladas en la entrada del aeropuerto justo después de los atentados.
Unas 30 personas relacionadas con el terrorismo o identificadas como un riesgo potencial para la seguridad nacional han sido detectadas gracias a la nueva red de agentes de detección de comportamientos (BDO) en menos de un mes.
El Gobierno belga ha vuelto a poner sobre la mesa la cuestión de la seguridad de las grandes estaciones de tren después de que la Fiscalía Federal belga confirmara este miércoles de que el autor del atentado contra un mercado de navidad el pasado 19 de diciembre en Berlín en el que murieron 12 personas y 56 resultaron heridas, el tunecino Anis Amri, llegó en tren a la estación Bruselas-Norte procedente de Ámsterdam, dos días después del atentado, el 21 de diciembre hacia las 19.00 horas.
Amri estuvo hasta las 21.00 horas en la estación bruselense antes de continuar su huida a Lyon (Francia) y Milán (Italia), donde fue abatido finalmente por las fuerzas de seguridad italianas.
El Gobierno belga ya defendió ampliar el registro de pasajeros aéreo para combatir la amenaza terrorista a los pasajeros ferroviarios tras el atentado fallido perpetrado en agosto de 2015 en el tren de alta velocidad Thalys entre Ámsterdam y París.