Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Bashir anuncia la liberación de un grupo de 'niños soldado' en Darfur

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, ha anunciado este miércoles la liberación de los 'niños soldado' que habían sido alistados por los grupos rebeldes y ha prometido que considerará la excarcelación de todos los prisioneros de guerra.
En un acto en la capital de Darfur del Norte, El Fasher, Al Bashir ha destacado los progresos obtenidos de cara a la pacificación de la región, expresando su agradecimiento al papel jugado por Qatar en este sentido.
Durante el mismo, el presidente sudanés ha asegurado que todos los 'niños soldado' capturados durante la batalla de Gouz Dango, en 2014, serán entregados al Ministerio de Asuntos Sociales.
"Los ('niños soldado') que quieran volver a las escuelas recibirán nuestra ayuda, y los que quieran volver con sus familias tienen permiso para hacerlo", ha dicho, según ha informado el diario local 'Sudan Tribune'.
Por otra parte, ha recalcado que considerará la liberación de los prisioneros de guerra, siempre y cuando los grupos rebeldes abandonen las armas, en cuyo caso se planteará la posibilidad de una amnistía.
El mecanismo 7+7 ha calculado que en la actualidad hay 93 miembros de grupos armados encarcelados, así como cientos de prisioneros de guerra, entre ellos 340 combatientes del Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) capturados en la batalla de Gouz Dango.
Asimismo, ha advertido a los grupos rebeldes presentes en Libia y Sudán del Sur que no intenten cruzar la frontera armados, recalcando que "recibirán una lección que nunca olvidarán".
El conflicto de Darfur comenzó en 2003 cuando tribus no árabes se levantaron en armas contra el Gobierno de Sudán, acusándolo de discriminación. La ONU calcula que 300.000 personas han muerto y varios millones se han visto desplazadas a causa de los combates.
El presidente sudanés, que ocupa el cargo desde que encabezara un golpe de Estado en 1989, está acusado de crímenes de guerra y contra la Humanidad por el Tribunal Penal Internacional (TPI), si bien rechaza su autoridad.