Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama autoriza nuevas sanciones contra Corea del Norte por el hackeo a Sony

Obama y Kim Jong Uncuatro.com

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha autorizado este viernes nuevas sanciones contra Corea del Norte y sus oficiales como "primer aspecto de la respuesta" de EEUU contra el ataque informático presuntamente realizado por Pyongyang contra el estudio Sony Pictures.

"Las acciones de hoy están motivadas por nuestro compromiso para responsabilizar a Corea del Norte de su conducta irresponsable y desestabilizadora", ha declarado el secretario del Tesoro Jacob Lew. "Estas sanciones han sido adoptadas bajo la autoridad de una Orden Ejecutiva del presidente para aislar aún más a las entidades norcoreanas".
Concretamente, las nuevas sanciones apuntan a tres organizaciones norcoreanas, comenzando por la la Oficina de Reconocimiento General, considerado como el núcleo de los servicios de Inteligencia -- "responsables de operaciones de tráfico de armas declaradas como proscritas por el Consejo de Seguridad de la ONU" --.
Además, también se menciona a la Korea Mining Development Trading Corporation, considerada "como el principal traficante de armas de Corea del Norte" y la Korea Tangun Trading Corporation, responsable de "estudios de tecnologías de defensa".
Además, otros diez individuos han sido objeto de sanciones, entre ellos representantes del país en Sudáfrica, Rusia e Irán. El comunicado del Tesoro se limita a informar de la autorización de las sanciones y no menciona la forma que adquirirán.
El Gobierno estadounidense acusó a piratas informáticos norcoreanos del que se ha tratado de uno de los peores ataques efectuados contra una compañía estadounidense al apropiarse de documentos internos donde figuraban, entre otros contenidos, números de seguridad social, hojas de salario y correos electrónicos internos.
Corea del Norte ha rechazado su implicación en este ataque y varias compañías de seguridad informática de Estados Unidos mantienen a día de hoy que la autoría de Pyongyang no es tan clara como cree el FBI.