Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon reclama a Corea del Norte que baje la tensión

Rueda de prensa de Ban Ki-moon y Rajoy en La MoncloaEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, han coincidido en la necesidad de que Corea del Norte ponga fin a sus "provocaciones" de los últimos días, después de constantes "amenazas nucleares" que, en opinión del líder de la ONU, "han ido demasiado lejos".

En una rueda de prensa conjunta en la Moncloa, tras una reunión en la que ambos han abordado cuestiones de índole internacional, Ban y Rajoy han reclamado la reducción de las tensiones en la península de Corea, bajo alerta después de que Pyongyang se declarase en "estado de guerra" con Seúl y diese luz verde a un posible ataque contra objetivos estadounidenses
Ban, de origen surcoreano, ha calificado de "alarmante y preocupante" la posición adoptada desde la semana pasada por el régimen de Kim Jong Un y ha emplazado a las autoridades norcoreanas a "reducir las tensiones" en la zona.
En este sentido, ha advertido de que la paz en la península de Corea tiene implicaciones "muy profundas", tanto a nivel regional como global. "Espero que todas las partes puedan trabajar juntas", ha añadido el secretario general de la ONU, quien también ha reclamado que cualquier "cuestión pendiente" se resuelva mediante el "diálogo".
Ban ha reiterado que "las amenazas nucleares no son un juego", sino "algo muy serio". La retórica bélica, ha añadido, "ha ido demasiado lejos" y podría terminar teniendo "implicaciones gravísimas" si, por un "error de juicio", de las palabras se pasa a los hechos.
En la misma línea, Rajoy ha emplazado a Pyongyang a "abandonar todos los programas nucleares de manera completa, verificable e irreversible", así como a "poner fin a las provocaciones".
TENSIÓN EN KAESONG
Ban también ha condenado los límites impuestos por el régimen norcoreano en el complejo industrial de Kaesong, situado en Corea del Norte pero utilizado por empresas y trabajadores de la parte sur de la frontera.
Para Ban Ki Moon, el cierre del único paso que mantenía conectados a los dos países es algo "muy preocupante" y "muy perjudicial" y ha pedido al régimen norcoreano que "cambie el rumbo".
Por otra parte, el secretario general de la ONU ha alertado de la situación humanitaria en Corea del Norte, "tremendamente difícil" en su opinión. Así lo han constatado las agencias de Naciones Unidas desplazadas al país asiático y lo han "reconocido" las propias autoridades norcoreanas.
La ONU desarrolla varios programas sobre el terreno para combatir el hambre en Corea del Norte, especialmente la de los niños de corta edad. Ban ha recordado la importancia de estos programas y ha subrayado, dirigiéndose a Pyongyang, la necesidad de "facilitar la labor" de los cooperantes para que la ayuda pueda llegar a la población.