Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas contra la violencia policial se extienden a Washington y Nueva York

Entre un fuerte despliegue policial Washington y Nueva York se han sumado a las protestas contra la violencia policial. En el foco de la tensión, Baltimore, donde cientos de personas recorrieron las calles coreando las proclamas en las que reclaman justicia. En recuerdo de Michael Brown, muerto en verano y de Freddie Gray la última de las víctimas, la marea humana, sobre todo jóvenes, han denunciado su preocupación de que el objetivo policial esté condicionado por el color de piel. Las protestas han acabado con 80 personas detenidas.

Al menos 60 personas han sido detenidas en la ciudad Nueva York, después de que cerca de mil manifestantes se reuniesen en Union Square para protestar por el caso de Freddie Gray, el joven afroamericano que murió en extrañas circunstancias mientras estaba bajo custodia policial.
Así lo han confirmado fuentes policiales al canal estadounidense CNN, que ha indicado que los manifestantes han cortado varias vías a lo largo de su recorrido por las calles de Manhattan, lo que ha obligado a las fuerzas del orden a detener a decenas de ellos. Al menos dos agentes de la Policía han resultado heridos en los forcejeos con los manifestantes, cuando trabajan de dirigirles hacia las aceras.
Los organizadores de la marcha han defendido que su objetivo es mostrar su solidaridad con la gente de Baltimore. "Nuestra intención es la de concienciar acerca de los problemas que están sucediendo en términos de brutalidad policial", ha explicado uno de los manifestantes, que insiste en que lo que ha ocurrido en el estado de Maryland ocurre a diario en otros barrios del país, como Brooklyn o Harlem.
CASO GRAY
Gray murió el 19 de abril tras sufrir una lesión en la médula mientras estaba bajo custodia policial. Seis agentes de Policía han sido suspendidos y está en curso una investigación interna. La alcaldesa, que ha pedido respuestas por este caso, ha lamentado que algunos agitadores hayan perturbado las marchas pacíficas.
Desde la muerte de Gray, se han producido varias manifestaciones en Baltimore. La última tuvo lugar el lunes por la noche al término del funeral de Gray y se saldó con 15 policías heridos, algunos graves, y más de 200 detenidos.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hecho un llamamiento a los diferentes departamentos de Policía del país para que hagan "examen de conciencia" sobre el trato que dan a los sospechosos negros, tras los disturbios en Baltimore.