Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia detiene e imputa a un hombre acusado de entregar el arma usada en el ataque en Melbourne

La Policía de Australia ha anunciado este lunes la detención e imputación de un hombre acusado de entregar el arma utilizada en el ataque de la semana pasada en la localidad de Melbourne, que el primer ministro, Malcolm Turnbull, describió como un "acto de terrorismo".
La Policía del estado de Victoria ha detallado que el detenido es un hombre de 25 años residente en Gladstone Park, agregando que comparecerá ante un tribunal el miércoles.
El suceso tuvo lugar el 6 de junio, cuando un hombre armado, identificado como Yacqub Khayre, mantuvo a una mujer como rehén durante varias horas, que finalmente resultó ilesa, y se involucró en un tiroteo durante el cual fue abatido y en el que tres policías resultaron heridos.
La Policía está investigando si Khayre intentó atraer a la Policía hacia una emboscada. El grupo yihadista Estado Islámico reclamó la autoría del suceso.
Khayre se encontraba en libertad condicional a pesar de que fue uno de los cinco hombres acusados de planear un ataque contra la base del Ejército en Holsworthy, Sídney. Tres hombres fueron condenados, mientras que otros dos fueron absueltos, entre ellos Khayre.
En 2012 fue encarcelado por un violento robo en Melbourne, en el que golpeó repetidamente a una mujer y a su padre. Khayre recibió una condena de cinco años y medio de prisión, según documentos judiciales y se le concedió la libertad condicional en diciembre.
Australia, firme aliada de Estados Unidos y de su campaña contra Estado Islámico en Siria e Irak, está en alerta por los ataques perpetrados por milicianos nacidos en el país. No obstante, Australia no ha aumentado su nivel de amenaza terrorista y la Policía ha asegurado que no estaban buscando otro sospechoso.