Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banalización de la Historia en Auschwitz

Bienvenidos al parque temático del Nazismo. Es en lo que se ha convertido Auschwitz y todos los campos del Holocausto. Una banal atracción para miles de turistas que se pasean por las ruinas del dolor como por una feria. El morbo se alimenta hasta de las duchas, que tratan de paliar el calor pero en Auschwitz las comparaciones son realmente odiosas. Los judíos ven en el agua el gas del pasado, el que exterminó a millones de personas. Y ahí están ellos, los turistas, refrescándose como si no les importara la Historia. El ucraniano Sergei Loznitsa documenta estas visitas a los campos de exterminio en blanco y negro, con la cámara fija y sin más sonidos que los de los propias turistas. No se necesita más para mostrar la falta de respeto. Aquí donde los hombres se convirtieron en cenizas este bloguero posa con su Louise Vuitton. El selfie en el horno crematorio, el picnic en el barracón. Donde antes hubo muerte, hoy hay vida superficial.