Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aterriza en Angola un avión con ayuda para los desplazados por la violencia en Kasai Centrai, en RDC

Un avión que trasladaba ayuda humanitaria ha aterrizado este domingo en la capital de Angola, Luanda, para asistir a 11.000 personas que huyeron recientemente de la violencia en la región de Kasai Central, en República Democrática del Congo (RDC).
El avión transportaba 3.500 láminas de plástico usadas para tejados, así como 100 rollos de plástico para facilitar alojamientos durante la temporada de lluvias, según un comunicado publicado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
El material entregado incluye además 17.000 colchonetas, 16.902 mantas termales, 8.000 mallas antimosquito, 3.640 juegos de cocina, 8.000 latas de mermelada y 4.000 cubos de plástico. En los próximos días continuará llegando ayuda a Luanda.
La representante de ACNUR para África del Sur, Sharon Cooper, ha destacado que "los recién llegados necesitan urgentemente asistencia vital, incluida comida, agua, alojamiento y servicios médicos".
Ante la situación, el Gobierno angoleño está planeando establecer un nuevo campamento en la localidad de Nzaji, ubicada a 90 kilómetros de la frontera con RDC. El lugar fue usado previamente para acoger a desplazados internos durante la guerra civil en Angola.
Las autoridades de Angola anunciaron a mediados de abril un refuerzo de su despliegue de seguridad en la frontera con RDC, ante la llegada de refugiados del país vecino debido al conflicto en Kasai Central.
El jefe de la Policía angoleña, Ambrosio de Lemos, defendió que las fuerzas de seguridad "no pueden mantenerse impávidas" y que "tienen que tomar medidas de contención para que no haya penetración de fuerzas armadas en el país". Asimismo, aseguró que los refugiados congoleños que lleguen a Angola recibirán "tratamiento humanitario".
Los enfrentamientos entre el Ejército de RDC y la milicia de Kamuina Nsapu, jefe de la tribu luba que murió a manos del Ejército tras llamar a la insurrección en el verano de 2016 en Kasai Central, se habían recrudecido en las últimas semanas.
El Ejecutivo congoleño entregó el sábado el cuerpo de Jean Pierre Pandi Kamuina Nsapu a su familia, en un intento por rebajar las tensiones. Tras ello, la familia nombró a Jabeya Jacques Ntumba Mupala como su sucesor, reclamando al Gobierno que le reconozca para poner fin a las hostilidades.
La entrega del cuerpo de Kamuina Nsapu había sido una de las principales reclamaciones de la milicia para poner fin a las hostilidades con las fuerzas de seguridad.
Dos investigadores de la ONU en el país fueron secuestrados a principios de mes en esta provincia, y sus cadáveres fueron localizados días después, según confirmó el Gobierno de RDC.