Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad dice que la Liga Árabe "carece de legitimidad"

Visita sorpresa del presidente sirio a una escuelaReuters

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha manifestado este jueves que la Liga Árabe "carece de legitimidad", ya que "representa a los estados árabes, no a la población árabe", según ha publicado la Presidencia siria a través de su perfil en Facebook.

"La legitimidad real no es acordada por organizaciones o miembros de gobiernos extranjeros, la legitimidad es garantizada por la gente", ha valorado. "Todos estos teatros no tienen valor ante nuestros ojos", ha dicho.
Asimismo, el presidente sirio ha acusado al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, de "no haber dicho ni una sola palabra cierta desde el inicio de la crisis en Siria". Damasco ha acusado en reiteradas ocasiones a Ankara de financiar, acoger y armar a los rebeldes que combaten contra las fuerzas de seguridad.
Al Assad hizo estas declaraciones durante una entrevista concedida el martes a varios medios de comunicación turcos que será emitida este viernes, según la Presidencia, que ha publicado varios extractos de cara a la misma.
A finales de marzo, la Liga Árabe invitó a la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) a la cumbre que celebró el organismo regional en la ciudad qatarí de Doha, donde la formación opositora ocupó el lugar del Gobierno sirio.
Durante el encuentro, la Liga Árabe acordó que cada uno de sus miembros pueda "ofrecer todo tipo de ayuda de autodefensa, incluida militar, para respaldar la resistencia del pueblo sirio y del Ejército Libre Sirio", la principal facción rebelde. Este permiso marca un punto de inflexión en la postura del bloque, que hasta ahora sólo había apoyado la colaboración diplomática y humanitaria.
Siria fue suspendida en la Liga Árabe en noviembre de 2011, ocho meses después del comienzo de las movilizaciones contra el Gobierno de Bashar al Assad, que finalmente han degenerado en una guerra civil abierta.
La decisión del organismo fue duramente criticada por Damasco, que anunció su rechazo a toda participación del organismo en un proceso político de resolución de la crisis debido a su posición "sesgada" hacia el mismo.
Qatar ha liderado desde hace meses los esfuerzos para contribuir a la lucha de los rebeldes opositores. Enfrente, ha tenido a Líbano, Irak y Argelia, que se han negado a secundar las partes del documento final relacionadas con el conflicto sirio.
El Gobierno sirio denunció en noviembre de 2011 la decisión de la Liga Árabe de suspenderle temporalmente del organismo, ya que una decisión de ese tipo debía ser tomada por unanimidad. Sin embargo, Siria, Yemen y Líbano votaron en contra, mientras que Irak se abstuvo.