Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación Cristiana de Nigeria denuncia una limpieza étnica de cristianos en Kaduna

La Asociación Cristiana de Nigeria ha condenado el asesinato de cristianos en el sur de la ciudad de Kaduna, ubicada a unos 180 kilómetros al norte de la capital, Abuya, describiéndolo como un intento por llevar a cabo una limpieza étnica a manos de "fundamentalistas islámicos disfrazados de pastores fulani".
El secretario general de la asociación, Musa Asake, ha señalado que estos ataques contra la comunidad cristiana de Kaduna tienen el "malvado" objetivo de acabar con todos los que no sean musulmanes.
Si bien ha alabado la actuación del presidente, Muhammadu Buhari, por su implacable lucha contra el terrorismo de Boko Haram desde que asumió el cargo, Asake ha criticado su "silencio" por el "genocidio" que se está llevando a cabo contra la comunidad cristiana en las últimas semanas, según declaraciones recogidas por el diario 'Punch'.
Asake ha indicado que esta actitud es una muestra del "volumen de respaldo oficial que se percibe hacia estos actos cobardes e impíos".
En vista de la situación actual, el presidente de la asociación ha pedido que el día 8 de enero de 2017 se declare jornada nacional de luto por los cristianos, incluyendo aquellos que están en la diáspora.
"Estamos rezando fervientemente por nuestros hermanos y hermanas del sur de Kaduna, víctimas de estos asesinatos sin sentido, y también por la paz en nuestro querido país, Nigeria", ha añadido Asake.
"Es por eso que todos los cristianos deben vestirse de luto en todos nuestros servicios religiosos del 8 de enero. Vamos a rezarle al Dios que liberó a los judíos de Amán para que libere a los cristianos de los Amán de Nigeria. Una injusticia para uno es una injusticia para todos", ha señalado Asake, haciendo referencia a la figura bíblica de Amán, hijo de Hamdathá y descendiente del rey Agag que se comprometió a destruir a los judíos.
Según la Archidiócesis católica de la ciudad de Kafanchán, en Kaduna, la violencia contra la comunidad cristiana se ha saldado con más de 800 muertes.