Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a 15 los cuerpos rescatados tras el siniestro de un avión militar ruso en el mar Negro

Los equipos de rescate han hallado este miércoles los cuerpos de otros tres ocupantes del avión militar ruso siniestrado el domingo en el mar Negro, elevando a 15 el número de cadáveres rescatados tras el suceso.
"En la región de la operación de búsqueda fueron hallados otros tres cuerpos, con lo que aumentó a 15 el total de cuerpos rescatados", han indicado fuentes de seguridad.
El martes, las autoridades rusas anunciaron la localización de las dos 'cajas negras' del avión. Aún queda por localizar una tercera 'caja negra', habitual en este tipo de avión, un Tu-154.
La primera caja negra, la que registra las conversaciones en cabina, ha sido recuperada y trasladada al Instituto Central de Investigaciones Científicas, dependiente del Ministerio de Defensa.
"El análisis preliminar ha permitido reducir la lista de posibles causas", ha revelado el departamento militar, aunque no ha detallado qué opciones han sido descartadas. El Kremlin ya ha aclarado en los últimos días que no se trata de un atentado.
La prensa oficial señala que los investigadores barajan las hipótesis de que se produjera un error humano o un fallo eléctrico, de que un objeto penetrara en el motor e incluso de que el combustible fuera de mala calidad.
El domingo por la mañana, un Tupolev se estrelló en el mar Negro siete minutos después de despegar del aeropuerto ruso de Sochi, donde había hecho una parada para repostar antes de poner rumbo hacia la base militar de Hmeymim, en la provincia siria de Latakia.
A bordo iban ocho tripulantes y 84 pasajeros, incluidos los más de 60 integrantes del Alexandrov, que tenían previsto dar un concierto en Año Nuevo para los militares rusos destacados en Siria como parte de la misión de apoyo al régimen de Bashar al Assad.