Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a 15 muertos y 40 heridos el balance del atentado en Irak

El balance de víctimas del atentado con coche bomba contra un grupo de peregrinos chiíes iraníes en la localidad iraquí de Muqdadiyah, ubicada en la provincia de Diyala, ha ascendido hasta los 15 muertos y 40 heridos, según el último balance oficial, recogido por la agencia iraquí de noticias NINA.

El atentado ha sido ejecutado por un terrorista suicida, que ha empotrado su vehículo cargado de explosivos contra el autobús en el que viajaban los peregrinos.
No obstante, fuentes de la Organización de Peregrinos de Irán ha informado a la agencia de noticias iraní Fars, a partir de los datos preliminarres, de un balance de 16 muertos y 44 heridos.
Por otra parte, al menos ocho personas han muerto, entre ellas cuatro civiles, y 17 han resultado heridas después de que dos terroristas suicidas atacaran al volante de sendos coches bomba un puesto de control de la Policía en Al Hamdhiya, justo al este de la ciudad de Ramadi, según han indicado fuentes policiales.
Cerca de 2.000 personas han muerto desde abril cuando comenzó una ola de atentados contra mezquitas y barrios chiíes y suníes en Bagdad y otras ciudades del país.
Los responsables de seguridad han responsabilizado a la rama iraquí de la organización terrorista Al Qaeda y a otros grupos insurgentes suníes de la mayoría de los ataques, que consideran que buscan provocar una guerra sectaria entre la minoría chií del país y la mayoría suní.
Las autoridades iraquíes han aumentado sus operaciones contra Al Qaeda en las últimas semanas para hacer frente a la intensificación de los ataques. El martes, las fuerzas de seguridad detuvieron a 15 presuntos miembros de la organización terrorista en la provincia de Diyala.
En los últimos meses, el Gobierno iraquí ha visto con creciente preocupación la expansión del conflicto en Siria a través de la frontera con varios enfrentamientos armados, así como el refuerzo del Estado Islámico de Irak, la rama de Al Qaeda en el país.