Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca el juicio en Sudán contra el activista Mudawi Ibrahim Adam, quien podría ser condenado a muerte

El juicio contra el activista sudanés Mudawi Ibrahim Adam, imputado por espionaje, entre otros cargos, ha arrancado este miércoles en la capital del país, Jartum, en medio de los llamamientos de la ONG Amnistía Internacional (AI) a favor de su liberación.
Adam, presidente de la organización no gubernamental Organización para el Desarrollo Social de Sudán (SUDO) fue arrestado el 7 de diciembre de 2016 por los servicios de Inteligencia del país.
La Fiscalía le acusa de participar en actividades de espionaje e Inteligencia a favor de embajadas extranjeras a cambio de dinero, afirmando que "dio además información falsa sobre el uso de armas químicas y manipuló la imagen del país".
A principios de mes, la Fiscalía presentó seis cargos contra él, algunos de los cuales acarrean la pena de muerte.
Medios vinculados al gubernamental Partido Nacional del Congreso afirmaron hace meses que Adam estaba acusado de colaborar en un informe publicado en 2016 por AI en el que se acusó a Jartum de usar armas químicas en la región de Darfur.
El activista ya estuvo arrestado entre diciembre de 2003 y enero de 2005 en relación con su trabajo con la SUDO en Darfur, escenario de un conflicto entre el Ejército y varios grupos rebeldes.
AI ha reclamado este mismo miércoles la "liberación inmediata" de Adam y del también activista Hafiz Idis Eldoma, reclamando a las autoridades que "detengan este equivocado asalto contra las voces discordantes en el país".
El director de AI para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos, Muthoni Wanyeki, ha denunciado que Adam "ha sido acosado constantemente por el Gobierno sudanés por su trabajo humanitario en Darfur y el resto de Sudán desde hace más de una década".
"Desgraciadamente, en esta ocasión parece que el acoso ha tomado un giro más siniestro, ya que tanto él como Eldoma hacen frente potencialmente a la pena de muerte".
"El trabajo humanitario no es un crimen, por lo que Adam y Eldoma deben ser liberados de forma inmediata y sin condiciones. Su arresto y continuado encarcelamiento es un error de la justicia, así de simple", ha remachado Wanyeki.