Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca la Cumbre del Clima de la ONU en Durban sin expectativas de acuerdo

Arranca la Cumbre del Clima de la ONU en Durban sin expectativas de acuerdoREUTERS

El protocolo de Kioto y la energía nuclear, las principales cuestiones sobre la mesa

España cree que el acuerdo debe llegar cuando antes, pero lo espera en tres años

China no se muestra "muy optimista" respecto a los resultados de la negociación

Greenpeace pide la inclusión de potencias emergentes en un compromiso

El Foro Nuclear pide formar parte de la estrategia para reducir CO2

Representantes de los 195 países que integran la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático se 'encerrarán' en Durban (Sudáfrica)durante dos semanas para continuar las negociaciones en la lucha contra el clima pero sin expectativas de alcanzar un acuerdo global vinculante. El protocolo de Kioto y la energía nuclear son las principales cuestiones sobre la mesa.
La secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, opina que el acuerdo debe llegar "cuanto antes, mejor", pero sitúa esta posibilidad dentro de unos tres años. Es decir, cree que el tratado podría estar "listo y firmado" en 2015 con el objetivo de que esté plenamente operativo a más tardar en 2020.
A su juicio, lo justo es que todos los países se sujeten a las mismas reglas aunque los objetivos sean distintos. Además, considera "inadmisible" esperar a que el grupo de expertos de cambio climático de la ONU (IPCC) emita su quinto informe en 2015 porque en 2010 se han emitido 30 gigatoneladas de emisiones de CO2, es decir, casi las 32 gigatons que se deberán emitir en 2020.
"No es ni moral, ni económicamente tolerable dejarlo hasta 2015", ha apostillado Ribera que ha indicado que, aunque "probablemente" no habrá acuerdo en la cita de Durban, se necesita y se puede seguir avanzando en distintos ámbitos.
El protocolo de Kioto, eterno debate
Ribera ha indicado que la cuestión "más relevante" en Sudáfrica será "indudablemente" la posible adopción de un segundo periodo de los compromisos del Protocolo de Kioto, pero esto, conllevará avances en la definición de compromisos de reducción de emisiones y las reglas por que se regirá, sobre todo en ámbitos como los mecanismos de flexibilidad, de gases fluorados, de sectores y en las reglas de contabilidad forestal.
"La COP necesita seguir avanzando, desarrollar y aplicar las medidas de Cancún, como el Fondo Verde, sobre el que el se ha realizado un trabajo "muy importante"; el comité de adaptación, el comité de transferencia de tecnología o los avances en el Programa Redd +", ha añadido Ribera en una reunión con periodistas.
En este contexto, ha reconocido que hay "dos grandes temas" que la comunidad internacional no fue capaz de responder en Cancún y que le parecen que será el gran debate. En primer lugar, se tratará, precisamente de cómo evolucionará el sistema jurídico internacional, porque la Unión Europea está dispuesta a ratificarlo, pero si el resto de países se comprometen.
Así, ha precisado que Canadá, Japón o Rusia han dicho que no lo van a ratificar, por lo que, en su opinión, no es aceptable que se exija este compromiso a la UE. Por ello, lo más recomendable sería que hubiera un Mandato Internacional para crear un Protocolo marco antes de 2020 en el que todos los países asumieran compromisos ya que este es un periodo de transición.
"No se puede exigir que la UE haga algo y que se le diga que con eso es suficiente hasta 2015", ha apostillado Teresa Ribera que ha insistido en que "todos" los países tienen que acabar retratados en una hoja común porque "no parece razonable" tratar de imponer un resultado desequilibrado.
Por otro lado, ha indicado que existe una gran diferencia entre el objetivo que se persigue y los compromisos adquiridos porque con la suma de todos, la comunidad internacional se quedaría en un incremento de la temperatura de 3,5 grados centígrados mientras que en Cancún (México) el año pasado se comprometió a no superar los 2 grados centígrados.
Greenpeace pide el compromiso de las potencias emergentes
La responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, Aida Vila, ha pedido la inclusión de la potencias emergentes como China, India o Brasil en un nuevo periodo de compromiso que amplie el protocolo de Kioto, insitiendo en que paralelamente a este compromiso se debe trabajar con una agenda "muy clara" que se apruebe este año para alcanzar este "acuerdo global" en materia de cambio climático.
En ese sentido, ha explicado que después de Copenhague (donde se celebró la Conferencia sobre el cambio climático en 2009) las partes saben que el cambio climático es "una realidad incuestionable" a la que hay que poner freno cuanto antes, por lo que los temas de negociación están más centrados y hay "consenso" sobre la necesidad de alcanzar un marco global que amplie el protocolo de Kioto y que se firme "no más tarde de 2015".
Vila ha pedido a los gobiernos que se pongan "manos a la obra, dejen de guiñar el ojo a la industria de los combustibles fósiles y apuesten por el clima y la economía de todos" y, por último, ha explicado la participación de la organizacación ecologista Greenpeace que estará presente en Sudáfrica con dos equipos: uno de sensibilización en las calles y otro equipo político que participará en las sesiones de la cumbre, con voz pero sin voto.
Pocas esperanzas en Durban
El jefe del equipo negociador de China sobre el cambio climático, Su Wei, ha reconocido que no es "muy optimista" respecto a los resultados de la Conferencia de la ONU. "Las perspectivas no son muy optimistas", ha declarado Su a la radio pública china. "Sin embargo, al menos en los países desarrollados, la Unión Europea ha dicho estar dispuesta a considerar el segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto", ha añadido.
Teresa Ribera ha explicado que España, en línea con la Unión Europea, defiende que la continuidad del Protocolo de Kioto no sea un escollo en la cumbre de Durban sino que debe utilizarse como "llave maestra" para asegurar un acuerdo "equilibrado" que aborde todas las cuestiones sustanciales y con fórmulas ambiciosas que sirvan de trampolín para construir un régimen climático global.
A este respecto, ha comentado que en los años del Gobierno socialista, España se ha caracterizado por presionar a la UE para ir más rápido pero siempre se ha respetado la posición de la UE y ha reconocido que no hay margen real para desmarcarse. Ahora, la posición española está aún por definir, ya que a nivel nacional se vive la transición del Gobierno en funciones al equipo con responsabilidad de gobernar, por lo que aún no hay una posición, -que se acordará en una reunión a principios de la próxima semana- ni composición final de la delegación española que irá a Sudáfrica.
Piden potenciar la energía nuclear
El Foro de la Industria Nuclear Española ha pedido por su parte que se impulse a las fuentes no emisoras de CO2, como la energía nuclear y, por tanto, debe formar parte de la estretegia energética de bajas emisiones de CO2.
El sector señala que la reducción de las emisiones forma parte de la agenda de la UE, que "reconoce que las centrales nucleares no emiten gases de efecto invernadero y frenan las emisiones contaminantes".
Para la presidente del Foro de la Industria Nuclear Española, María Teresa Domínguez, "la energía nuclear es una fuente de generación necesaria para la UE, ya que garantiza la seguridad del abastecimiento y tiene que formar parte de la estrategia energética de bajas emisiones de carbono".
En este sentido, el Foro recuerda que en España, los ocho reactores nucleares en operación produjeron en 2010 una quinta parte de la electricidad y su producción representó más del 41 por ciento de la electricidad libre de emisiones en el sistema eléctrico español.