Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Armenia asegura en la ONU que las campañas militares de Azerbaiyán en Nagorno-Karajab "le privan de autoridad"

El ministro de Exteriores armenio, Edward Nalbandian, ha reivindicado el principio de autodeterminación de los pueblos en su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas y ha acusado a Azerbaiyán de practicar una política de limpieza étnica en la región de Nagorno-Karabaj que le priva de autoridad en la conflictiva zona, cuya soberanía está en disputa y que vivió el pasado mes de abril un recrudecimiento de la violencia.
"Azerbaiyán tercamente se niega a reconocer el derecho del pueblo de Nagorno-Karabaj a la libre determinación. Como parte de la política de limpieza étnica y agresión, que comenzó a finales de los 80, los armenios fueron masacrados y expulsados de sus casas. El ganador del premio Nobel de la paz Andréi Sajarov lo denominó como un nuevo genocidio del pueblo armenio", ha señalado Nalbandian en su intervención.
Para el mandatario la respuesta militar frente a la aspiración pacífica de ejercer el derecho a la autodeterminación "solo legitima las aspiraciones y priva al agresor de cualquier autoridad sobre ese pueblo".
Sobre los enfrentamientos del pasado mes de abril, cuando se rompió el alto el fuego que perduraba desde 1994, el ministro armenio ha detallado los episodios de dura violencia que sufrieron tres militares armenios que tras ser capturados fueron decapitados "al estilo de Estado Islámico".
"Los líderes de Azerbaiyán condecoraron públicamente a los que perpetraron estos crímenes. Durante el intercambio de militares muertos entre Nagorno-Karabaj y Azerbaiyán, que fue medidado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, se registró que los cadáveres transferidos del lado de Bakú tenían signos inequívocos de tortura y mutilación", ha criticado el ministro armenio.
Por último, ha instado a que se respeten los acuerdos alcanzados en las cumbres de Viena y San Petesburgo, en los meses de mayo y junio, respectivamente, que piden la adherencia total al acuerdo de alto el fuego de 1994, la creación de mecanismos de investigación de violaciones a la tregua y el aumento de las capacidades del personal de la OSCE en la zona.
El conflicto de Nagorno-Karabaj que divide a Armenia y Azerbaiyán experimentó del 2 al 5 de abril una escalada después de haber permanecido latente durante más de dos décadas. El día 5 se anunció el alto el fuego, sin embargo, los bandos del conflicto continúan denunciando violaciones de la tregua.
Armenia y Azerbaiyán viven enemistados desde el inicio del conflicto de Nagorno-Karabaj, en 1988, cuando este enclave, poblado en su mayoría por armenios y con apoyo del Gobierno de Armenia, decidió independizarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán.
El Gobierno azerí perdió el control sobre Karabaj y siete distritos adyacentes tras una escalada de hostilidades en el período de 1992 a 1994.