Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina protesta a Reino Unido por los "actos de vandalismo" en las islas Malvinas

El Gobierno argentino ha trasladado una protesta formal al británico por los "actos de vandalismo" que han tenido lugar en el memorial a los soldados argentinos fallecidos en la guerra por las islas Malvinas que se encuentra en el cementerio Darwin, según ha informado este martes el Ministerio de Exteriores de Argentina.
"La Cancillería presentó hoy una nota a la Embajada de Reino Unido manifestando el repudio del Gobierno frente a dichos actos y solicitando su inmediato esclarecimiento", ha indicado el departamento que dirige Susana Malcorra.
La Casa Rosada ha considerado que estos hechos "resultan particularmente lamentables teniendo en cuenta la reciente firma por ambos gobiernos de los instrumentos que permitirán, con la colaboración de Cruz Roja, la identificación de los soldados argentinos inhumados en el cementerio Darwin".
"Este avance significativo en tan sensible cuestión humanitaria no se condice con la intolerancia y violencia demostradas por quienes atentaron contra el lugar de descanso de los combatientes argentinos caídos en 1982", ha recalcado.
Además, el Ejecutivo de Mauricio Macri ha aprovechado una vez más para reafirmar "los legítimos derechos" de Argentina sobre "las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que son parte integrante del territorio nacional".
Las Malvinas, localizadas a unos 700 kilómetros de la costa de la provincia argentina de Tierra del Fuego, están habitadas por unas 3.000 personas. Argentina y Reino Unido se enfrentaron por su soberanía en una breve guerra en 1982 que acabó con la victoria británica.
Desde entonces, el archipiélago ha sido motivo de tensión entre Buenos Aires y Londres, si bien con la llegada de Macri a la Presidencia ambos países decidieron dejar a un lado la disputa territorial y relanzar las relaciones bilaterales en sus aspectos positivos.