Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí defiende la legalidad de la ejecución de Al Nimr

Arabia Saudí ejecuta a uno de los líderes de su Primavera ÁrabeInformativos Telecinco / Agencias

El Gran Mufti de Arabia Saudí, la más alta autoridad religiosa del país, y la Comisión de Derechos Humanos del reino árabe han asegurado que las 47 ejecuciones efectuadas, entre ellas la del clérigo chií Nimr al Nimr, se han realizado de acuerdo con la justicia y para preservar la seguridad del país.

"Las sentencias contra estos criminales han sido pías y limpias, destinados a impedir la injusticia y a alcanzar la seguridad en el país", según Abdulaziz bin Abdulá al Al Sheij, citado por la agencia oficial de noticias saudí SPA.
"Estas son las necesidades que mantiene el Islam: la religión, la vida de las personas, su honor, sus mentes y su dinero", a través de unas sentencias que "aplican los preceptos de ley Islámica y su implementación es por el bien de la gente, para prevenir el mal e impedir la ascendencia del caos en sus filas", añadió.
"Estos individuos habían cometido grandes crímenes. Entre ellos asesinatos, fabricación de bombas o instigación de ambos para desestabilizar y extender el pánico entre la gente", concluyó el Gran Mufti.
Por su parte, y en un comunicado recogido por el mismo medio, la Comisión de Derechos Humanos del país ha asegurado que los juicios a los condenados sucedieron "según los procedimientos legítimos y legales, y con las garantías establecidas".
"Los casos fueron considerados por tres magistrados del Tribunal Criminal Especializado, apelados ante cinco jueces del tribunal de Apelación, y finalmente revisados por cinco magistrados del Supremo", ha asegurado.
Por contra, ONG como Human Rights Watch o Amnistía Internacional hn denunciado que el clérigo, en su caso particular, no contó en todo momento con la presencia de su abogado y que la propia Judicatura saudí violó la legalidad del país al no llamar a testigos para que declararan en el juicio al religioso.