Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí impide un intento de los huthis de empotrar un bote con explosivos en una terminal petrolera

El Gobierno de Arabia Saudí ha asegurado este miércoles haber interceptado un bote no tripulado cargado con explosivos lanzado por los rebeldes huthis contra una planta petrolera en la costa suroeste del país.
El portavoz del Ministerio del Interior saudí, Mansur al Turki, ha destallado que "el bote fue detectado cuando salió de una pequeña isla en aguas yemeníes y ganó velocidad al entrar en aguas saudíes", según ha informado la agencia estatal saudí de noticias, SPA.
Así, ha afirmado que las fuerzas de seguridad determinaron que el bote era controlado por control remoto, por lo que abrieron fuego contra el motor de la nave cuando se encontraba a menos de tres kilómetros de la planta, situada en la provincia de Jazan.
Al Turki ha subrayado que, una vez inspeccionado el bote se localizaron materiales explosivos, manifestando que las autoridades "están decididas a desarticular todos los planes terroristas contra el país".
Arabia Saudí encabeza la coalición internacional que intervino en Yemen en marzo de 2015 para respaldar al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, que fue expulsado de la capital, Saná, y que opera en la actualidad desde territorio saudí y la ciudad de Adén.
A mediados de enero, el coordinador humanitario de Naciones Unidas para Yemen, Jamie McGoldrick, cifró en 10.000 el número de civiles muertos a causa del conflicto en el país, agregando que otros 40.000 civiles han resultado heridos.
El conflicto entre el Gobierno de Hadi y los huthis, que cuentan con el respaldo de Irán y junto a los que combaten las tropas leales al expresidente Alí Abdulá Salé, estalló hace dos años y ha causado estragos en el país más pobre del mundo árabe.
La guerra ha destrozado la inmensa mayoría de las infraestructuras de Yemen, por lo que gran parte de la población se ha quedado sin medios de vida y sufre inseguridad alimentaria.