Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El copiloto accionó varias veces los mandos para descender más rápido

La segunda caja negra del avión de Germanwings, el registrador de datos de vuelo (FDR, por sus siglas en inglés), confirma que Andreas Lubitz estrelló la aeronave de forma voluntaria y revela que accionó varias veces los mandos para que el aparato descendiera más rápido, según ha informado la Oficina de Investigación y Análisis de Francia en un comunicado.

En un comunicado, la BEA ha explicado que sus investigadores comenzaron a analizar el jueves por la tarde la segunda caja negra tras la recepción del dispositivo.
La "primera lectura" del FDR muestra que "el piloto en cabina" --el copiloto Andreas Lubtiz-- "utiliza el piloto automático" para hacer que la aeronave "descienda a una altura de 100 pies".

Tras esa primera acción, según el relato de la BEA, el copiloto cambia la configuración del controlador "en varias ocasiones" para "aumentar la velocidad" de descenso de la aeronave". "Continúan los trabajos para determinar el desarrollo preciso del vuelo", ha concluido la agencia de investigación aeronáutica gala.

El pasado 24 de marzo, un avión Airbus A320 de la compañía Germanwings se estrelló en los Alpes franceses con 150 personas a bordo tras haber despegado de la ciudad española de Barcelona con destino a la localidad alemana de Dusseldorf.

La Fiscalía de Marsella ha acusado al copiloto de la aeronave, Andreas Lubitz, de haber causado de forma voluntaria el accidente.
El hallazgo de la segunda caja negra ha aportado nuevos datos sobre la dinámica en la que el Airbus 320 de la compañía alemana Germanwings se estrelló contra las montañas de los alpes franceses.
Tal y cómo indicaban los expertos, basándose en los datos de la primera caja, que registró el audio en el interior del aparato, Andreas Lubitz habría provocado deliberadamente el accidente en el que murieron las 150 personas que iban a bordo.