Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía califica de "hipócrita" el llamamiento de los países del G-20 a ayudar a los refugiados

Amnistía Internacional (AI) ha calificado este lunes de "hipócrita" al llamamiento que han hecho las naciones del G-20 para incrementar la ayuda humanitaria para los refugiados, ya que ha alegado que la mayoría de estos países han hecho muy poco por abordar dicha crisis.
Según ha explicado AI en un comunicado, en la actualidad son 27 los países a nivel mundial que cuentan con un programa de reasentamiento para refugiados, de los cuales tan sólo nueve participan en la cumbre del G-20, que se celebra en la ciudad china de Hangzhou.
"La declaración del G-20 sobre que la carga de los refugiados debe ser compartida resulta vacía, ya que la mayoría de estos países no están asumiendo su parte de responsabilidad en lo que concierne a la crisis de los refugiados", ha declarado la directora de Asuntos Globales de AI, Audrey Gaughran.
De todos los estados que participan este lunes en la cumbre, sólo Canadá ha mostrado "verdadero interés" en acoger y reasentar a refugiados procedentes de Siria, Irak y otros países de Oriente Próximo. Desde finales de 2015, ya ha acogido a más de 25.000 refugiados.
"Ahora mismo muchos de los miembros del G-20 están bloqueando propuestas para ayudar a los refugiados del mundo. China, Rusia y la Unión Europea han preferido seguir siendo parte del problema y priorizar sus intereses", ha añadido Gaughran. AI ha exigido a los líderes mundiales que dejen de boicotear el reasentamiento de los refugiados y que comiencen a aprobar medidas concretas a nivel global.
"Parece que algunos países del G-20 dicen una cosa en público y luego otra muy distinta en privado", ha señalado la directora de Asuntos Globales de AI. "Tienen que hacer mucho más por los refugiados para que esa afirmación pueda ser considerada algo más que pura hipocresía", ha concluido.