Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alrededor de 110.000 personas participan en una vigilia en Hong Kong en recuerdo de la masacre de Tiananmen

Alrededor de 110.000 personas han participado este domingo en una vigilia en Hong Kong en conmemoración del 28º aniversario de la masacre en la plaza de Tiananmen, en la capital de China, Pekín.
Los organizadores han cifrado en 110.000 los participantes, mientras que la Policía ha rebajado el número a 18.000, lo que supone, en ambos casos, la menor afluencia desde 2008.
Los organizadores indicaron en 2016 que el número de participantes fue de 125.000, mientras que las autoridades hablaron de 21.800, según ha informado el diario local 'South China Morning Post'.
La vigilia es organizada de forma anual desde 1990 por la Alianza de Hong Kong en Apoyo a los Movimientos Patrióticos y Democráticos en China, y es el único acto de este tipo permitido en territorio chino sobre la masacre de Tiananmen.
El acto ha tenido lugar en el parque Victoria en medio de un importante despliegue policial, ya que varios grupos habían anunciado marchas desde el lugar hacia la oficina de enlace de China en la ciudad.
Las masivas movilizaciones de estudiantes y trabajadores chinos en Pekín y otras ciudades de abril de 1989 para pedir libertad de expresión, responsabilidades a las autoridades y poner fin a la corrupción se intensificaron en mayo y finalmente se declaró la ley marcial.
Los carros de combate a la calle para aplastar las protestas y entre el 3 y el 4 de junio los soldados abrieron fuego contra los manifestantes pacíficos y mataron a un número indeterminado de ellos. La reacción de algunos activistas en Pekín fue atacar al Ejército y quemar vehículos.
En todo el país fueron detenidos miles de activistas acusados de actividades "contrarrevolucionarias" y otros delitos tales como incendio provocado o intento de quebrar el orden social.
Sin embargo, las autoridades jamás han asumido responsabilidad alguna por esta masacre, se han negado a investigar lo ocurrido y rechazan publicar los datos de los que disponen al respecto de muertos, heridos, desaparecidos o encarcelados.