Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almagro pide una investigación "profesional e imparcial" de la muerte de Oswaldo Payá

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha pedido este sábado que se realice una investigación "profesional e imparcial" de la muerte de Oswaldo Payá, cuando se cumplen cinco años desde que el disidente cubano falleció en la isla tras sufrir un accidente de tráfico.
"Aún hoy, persisten serias y fundadas dudas sobre el caso. Es por ello que en este nuevo aniversario de la muerte de Oswaldo Payá, me sumo al reclamo de las familias de las víctimas y de todos los que piden justicia para que se permita una investigación profesional e imparcial", ha señalado Almagro.
Payá se configuró como líder de la disidencia cubana tras promover el llamado Proyecto Varela, con el que propuso la celebración de un referéndum para iniciar una transición democrática. En 2002, el Parlamento rechazó su propuesta, que, según el entonces presidente, Fidel Castro, era un complot de Estados Unidos para derrocar a su Gobierno.
En octubre de ese mismo año, el Parlamento Europeo le concedió el premio Andrei Sajarov a los Derechos Humanos y la Libertad de Pensamiento en reconocimiento de su lucha pacífica a favor de la democracia en la isla caribeña. Además, ha estado nominado cinco veces al Nobel de la Paz.
Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, fue enviado a un campamento de trabajos forzados en la década de 1960 por sus creencias religiosas.
"Oswaldo Payá era, quizás, el activista más conocido en Cuba por su incansable trabajo en pro de la democracia", ha asegurado el secretario general de la OEA. "La lucha de Oswaldo Payá es absolutamente inspiradora para nuestra defensa de los principios y valores", ha añadido.
MUERTE DE PAYÁ
Payá murió el 22 de julio de 2012 cuando circulaba, junto al también disidente cubano Harold Cepero, el activista sueco Jens Aron Modig y el político español Ángel Carromero por la provincia de Granma rumbo a La Habana.
El coche, conducido por Carromero, se empotró contra un árbol de la cuneta matando a Payá y a Cepero en el acto. La familia del líder opositor y el español sostienen que otro coche les sacó de la carretera, tal y como --según su versión-- habían intentado en otras ocasiones.
Modig fue enviado a Suecia poco después del suceso, pero Carromero fue juzgado en Cuba y condenado a cuatro años de cárcel por homicidio, tras lo cual fue extraditado a España, donde consiguió la libertad rápidamente.
Payá era el líder natural de una oposición cubana profundamente dividida que, sin embargo, había conseguido reunirse en torno a su figura y a su Proyecto Varela para impulsar una transición democrática en el país latinoamericano.