Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almagro exige ver a Leopoldo López en medio de las dudas sobre su paradero

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha exigido este jueves visitar al líder opositor venezolano Leopoldo López, que lleva un mes incomunicado y que, según ha denunciado la familia, habría sido trasladado en las últimas horas a un hospital militar por problemas de salud, sin que aún lo hayan podido ver.
"Exijo visitar a Leopoldo López amparado en los compromisos que Venezuela tiene vigentes con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos", ha escrito el jefe del bloque regional en su cuenta oficial de Twitter.
De madrugada, el periodista venezolano Leopoldo Castillo ha informado de que López ha sido trasladado desde la cárcel militar de Ramo Verde, donde cumple una condena de casi 14 años por incitar a la violencia en las revueltas opositoras de 2014, al Hospital Militar "sin signos vitales". "El régimen maneja hipótesis de intoxicación", ha dicho en Twitter.
La mujer de López, Lilian Tintori, se ha trasladado hasta el Hospital Militar para poder ver a su marido, pero allí le han comunicado que estaba en Ramo Verde y desde entonces, hace ya más de diez horas, está a las puertas de la prisión castrense a la espera de noticias.
El vicepresidente del gobernante PSUV, Diosdado Cabello, ha difundido un vídeo grabado con un teléfono móvil a modo de prueba de vida. "Es 3 de mayo, son las nueve la noche, este es un mensaje para Lilian, que no se inquiete. Yo estoy bien y no entiendo muy bien por qué tengo que grabar este mensaje", dice López.
Tintori, sin embargo, ha asegurado que este vídeo es "falso" y ha exigido ver en persona a su marido. "Cabello ha dado una información manipulada y malintencionada y con la preocupación de la familia y la sensibilidad de todo un país, no se juega", ha indicado.