Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras rechaza ampliar el rescate y pide un "acuerdo puente" para negociar

Alexis TsiprasEFE

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha anunciado un plan de reforma de las administraciones públicas que en su primera fase durará seis meses y que contempla importantes reducciones del gasto en seguridad, aviones o coches a disposición de los cargos públicos. Ha rechazado una posible ampliación del acuerdo de rescate pactado por el anterior gobierno con la 'troika' y ha defendido en cambio renegociar una deuda que "no se puede pagar".

Tsipras ha insistido durante una intervención en el Parlamento para presentar su programa de gobierno en la voluntad de Grecia de cumplir con sus compromisos. "Repetimos: Grecia quiere pagar su deuda. Si nuestros socios también quieren, sentémonos a la mesa y hablemos", ha argumentado. Sin embargo, ha recordado que la deuda griega alcanza ya el 180 por ciento del PIB. "No se puede pagar, no es un debate técnico", ha asegurado.
En ese sentido, ha recordado que el resultado de las recientes elecciones que llevaron a su partido, SYRIZA, al poder "son un claro mandato para poner fin a la austeridad". Por ello, "el nuevo gobierno no tiene derecho a pedir una ampliación del rescate, no puede pedir que se prorroguen los errores".
Así las cosas, Tsipras ha defendido un "acuerdo puente" que dé de margen hasta el verano para negociar, porque el anterior gobierno dejó al siguiente con "las manos atadas" por las condiciones pactadas. "A pesar de las dificultades, es posible", ha argumentado.
En cuanto a las negociaciones, Tsipras ha destacado que han planteado un "plan realista" y que su táctica de negociación no defiende más interés que el del pueblo griego. "No queremos hacer peligrar ningún equilibrio en Europa. Queremos ayudar a restablecer el equilibrio", ha indicado.
En ese sentido, ha recordado que uno de los principios fundadores de la UE es el respeto a la voluntad de los estados miembros. "No vamos a negociar la soberanía nacional", ha apostillado.