Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La 'germanofobia' se extiende en el sur de Europa y causa estupor en Alemania

La 'germanofobia' se extiende en el sur de Europa y causa estupor en AlemaniaReuters

Las duras condiciones impuestas por Berlín para el rescate a Chipre han espoleado en el sur de Europa las críticas al Gobierno de Angela Merkel, a la que desde el estallido de la crisis se compara abiertamente con Adolf Hitler. En Alemania hablan de un brote de 'germanofobia' que unos ven con estupor, otros con pena y la mayoría con preocupación.

Las imágenes de la canciller alemana vestida con uniforme nazi son ya una estampa recurrente del 'crash' europeo, aunque las críticas comienzan a aflorar más allá de las calles de Nicosia, Madrid o Atenas. "Merkel, como Hitler, ha declarado la guerra al resto de Europa, ahora para garantizarse espacio vital económico", decía el economista español Juan Torres en un artículo publicado en la web del diario 'El País' y luego retirado ante las críticas.
Los ataques que buscan resucitar el episodio más oscuro de la primera potencia europea no han pasado inadvertidos en Alemania. "Chipre está salvado, Alemania se impuso. Pero, ¿A qué precio?", se ha preguntado 'Der Spiegel'. El semanario cita la "ola de germanofobia" europea diagnosticada por el historiador británico Brendan Simms y advierte sobre las "profundas heridas en la eurozona", abiertas por la negociación del rescate.
Envidia hace el alumno aventajado
El gobierno de Merkel ha intentado exhibir serenidad ante las críticas y el ministro de Finanzas Wolgang Schäuble, que antes del acuerdo para un rescate por 10.000 millones de euros a Chipre se jactó de no dejarse "extorsionar por nada ni por nadie", ensayó una interpretación psicológica para la indignación con Alemania.
"Es como en la escuela. Cuando uno saca mejores notas, los que están atravesando dificultades tienen un poco de envidia", ha dicho en la cadena pública ZDF. Más afectado se mostró su par de Exteriores, Guido Westerwelle, que en declaraciones a 'Der Spiegel' ha lamentado "un tono excesivo, a veces injusto e hiriente" en las críticas.
La población se divide al ver las imágenes de las protestas en los países en crisis y el modo en que los manifestantes comparan a Merkel, que goza de niveles récord de popularidad en su país y es la gran favorita para ganar las elecciones generales de septiembre, con el dictador responsable de la mayor vergüenza histórica de Alemania.
Muchos comprenden el dolor y la rabia de la población en los países más golpeados por la crisis, pero la mayoría asume las críticas como el precio a pagar por el poder alemán y todos rechazan de forma unánime las alusiones al nazismo.
Según una encuesta reciente de la cadena ARD, el 59% de los alemanes cree que Merkel actuó de forma acertada en la crisis. El 39% considera que la Unión Cristianodemócrata (CDU) es capaz de manejar la situación. Sólo un 16% opina lo mismo de la oposición socialdemócrata.