Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania confirma que 18 de los implicadas en las agresiones en Colonia son inmigrantes

Lo que ha pasado en Colonia en Nochevieja es increíble, primero porque hubo una oleada masiva de agresiones sexuales, pero todo quedó sepultado por un sorprendente secretismo. Segundo, porque pasó en un lugar público, en la estación de trenes, y hubo 120 denuncias. Había hasta 1000 sospechosos, todos de aspecto norteafricano. Hasta una semana después no han comenzado las detenciones.  18 de las 31 personas implicadas en los ataques son inmigrantes. Lo ha confirmado el ministro del Interior alemán, que explicado otros datos que arrojan algo de luz en lo sucedido en nochevieja en Colonia. Entre los 31 identificados hay nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes y cuatro sirios. También dos alemanes y un estadounidense. Casi todos los delitos documentados por la policía alemana son robos y lesiones. Los casos de agresión sexual se reducen a tres. Pero el número de denuncias aumenta cada día y llegan ya a casi 170. No solo en Colonia, también en Hamburgo, Fráncfort o Berlín. Y no solo en Alemania, también en Zúrich o en Helsinki. Varias son de mujeres, como esta, que denuncian una absoluta desprotección. De ahí las críticas a la policía, que reconoce haberse sentido desbordada. El informe interno de la policía califica la situación de aquella noche de “caótica y vergonzosa”: Dice que “mujeres, con o sin compañía, tuvieron que atravesar verdaderos pasillos formados por los agresores -una multitud de hombres muy alcoholizados”. La policía no podía prever algo así, se excusa el  jefe sindical de la policía de Colonia. Mientras la canciller Merkel sugiere que habrá deportación automática a cualquier extranjero que cometa un delito.