Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alan Gross apoya "el cambio de juego" entre EEUU y Cuba

El estadounidense Gross en libertad tras paser cinco años en cárceles cubanasEFE

El excontratista estadounidense Alan Gross ha apoyado "el cambio de juego" entre Estados Unidos y Cuba, al tiempo que ha expresado su "agradecimiento" al presidente norteamericano, Barack Obama, por conseguir su liberación.

"Es bueno estar en casa", ha dicho en un breve discurso que ha pronunciado desde miércoles poco después de aterrizar en la base aérea de Andrews, en Washington, poniendo fin así a cinco años de encarcelamiento en Cuba.

Gross ha expresado su agradecimiento a todas las personas que han colaborado en su liberación, en especial a Obama y al Gobierno y "a los congresistas de todas partes" que le han visitado durante su estancia en la isla caribeña.

El ex contratista ha explicado que sus "increíbles esfuerzos" han sido "cruciales" para su "supervivencia". "Saber que no estaba solo me ha mantenido", ha confesado.

No obstante, ha querido desvincular al pueblo cubano del "sufrimiento" por el que él y su familia han pasado. "Quiero transmitir mi respeto a los cubanos, que son personas amables y generosas. Me duele ver que son tratados tan injustamente", ha dicho.

"Cambio de juego"

Por otro lado, se ha referido al acuerdo al que han llegado Estados Unidos y Cuba para normalizar las relaciones bilaterales, que ha permitido su excarcelación junto a la de otro preso estadounidense y tres cubanos.

"Es muy difícil dar este discurso porque son situaciones muy difíciles para nuestro país (...) pero es un cambio de juego que, por supuesto, apoyo", ha dicho.

Gross ha hecho un llamamiento a Washington y La Habana a superar sus "políticas beligerantes". "Debemos tener mejor juicio porque dos errores nunca hacen algo bueno. Debemos ir más allá", ha considerado.

Regreso a EE.UU.

Gross, de 65 años de edad, ha viajado desde La Habana a Washington acompañado su mujer, Judy, tres congresistas y varios miembros del Servicio Secreto.

Al parecer, cuando el piloto del avión ha anunciado por megafonía que habían abandonado el espacio aéreo cubano, Gross se ha puesto de pie en señal de alivio, según ha informado la cadena estadounidense NBC.

El resto del vuelo Gross ha disfrutado de comida típicamente estadounidense que ha echado de menos durante su estancia en Cuba, como palomitas, y ha llamado por teléfono a algunos miembros de su familia.

Además, durante el vuelo ha recibido una llamada telefónica de Obama en la que ambos se han felicitado por esta liberación. A su llegada a suelo estadounidense, se ha reunido con el secretario de Estado, John Kerry.