Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El niño de dos años con más coeficiente intelectual que Obama

El niño de dos años con más coeficiente intelectual que ObamaInformativos Telecinco

El pequeño Adam Arby, residente en el sur de Londres, a sus 2 años de edad se ha convertido en el miembro más joven de la asociación internacional de superdotados de Inglaterra, el Mensa Británico. La puntuación de 141 obtenida en el test de coeficiente intelectual Stanford-Binet le sitúa, a su corta edad, por encima de figuras reconocidas como el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, o el primer ministro británico, David Cameron.

El pequeño Adam Kirby, de 2 años, residente en el distrito de Mitcham, al sur de Londres, se ha convertido en el miembro más joven del Mensa británico, una asociación internacional de superdotados fundada en Inglaterra.
Pese a que aún no ha aprendido siquiera a pronunciar frases completas, es capaz de deletrear 100 palabras, conoce la tabla de multiplicar hasta el 10 y ha aprendido la tabla periódica de los elementos químicos.
Tras puntuar 141 en el test de coeficiente intelectual Stanford-Binet, una cifra superior a la registrada por el presidente de EEUU, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, fue invitado a unirse al Mensa para el orgullo de unos padres que desde que apenas tenía 10 semanas de edad le ayudaban a desarrollar activamente su inteligencia a través de diversos juegos educativos. Su padre Dean Kirby explica su rápida evolución: "Mientras que la mayoría de los niños simplemente estaban aprendiendo a ponerse de pie o a gatear, Adam estaba leyendo libros. Su desarrollo ha sido increíblemente rápido". "Solíamos mostrarle cartas con palabras como 'hipopótamo' y 'rinoceronte' en ellas y podía identificar los animales correctamente la mayoría de las veces", explicaba, tal y como recoge el diario británico The independent.
Con sus 141 puntos, tan solo a cuatro de entrar en la categoría de "genio", Adam superó holgadamente la media británica, situada en los 100. "Su madre Kerry-Ann y yo también somos brillantes, pero Adam es mucho más avanzado para su edad de lo que éramos nosotros a su edad", continuaba explicando su padre, quien también, al igual que su mujer, pertenece al Mensa.
Ahora, tanto ellos como John Stevenage, director ejecutivo del Mensa, están ansiosos por seguir su evolución y contemplar el potencial que el pequeño aún puede seguir desarrollando.