Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doble atentado en Irak provoca 15 muertos y más de 40 heridos

El clérigo chií Muqtada Al Sadr vota en las primeras elecciones en Irak sin la presencia de tropas de EEUUcuatro.com

Al menos unos 15 muertos ha provocado un doble atentando en Saadia al Janaqin, una localidad al norte de Baquba, Irak. El ataque con bomba en un mercado local coincide con los comicios generales, las primeras elecciones tras la retirada de las tropas estadounidenses que comenzó en 2006 con la ocupación del país.

La cita con las urnas llega en un momento especialmente delicado, con el temor de muchos ciudadanos a que la violencia vuelva a sumir al país en un conflicto civil y con un gobierno que parece no poder frenar las embestidas de los grupos de milicianos, algunos vinculados con la red terrorista Al Qaeda.
Según datos de Naciones Unidas, Irak sufrió en 2013 el mayor número de muertos en atentados y ataques terroristas, con 7.818 civiles fallecidos y 1.050 militares y policías muertos. La violencia registrada en los últimos meses en la provincia de Anbar, donde las fuerzas de seguridad han bombardeado en las ciudades de Faluya y Ramadi las posiciones de grupos islamistas, ha llevado a cerca de 440.000 personas a huir de sus hogares en los últimos meses, lo que ha provocado una crisis humanitaria.
Según datos del centro Iraq Body Count, un total de 863 personas han perdido la vida en atentados y ataques de milicianos islamistas en Irak desde el 1 al 26 de abril, lo que sitúa la cifra de bajas en cerca de 4.000 en lo que va de año.
LA ALIANZA DE AL MALIKI, PRINCIPAL FAVORITA
La alianza Estado de Derecho, que lidera el actual primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, parte como principal favorita en estos comicios parlamentarios, en un país que se rige por un sistema electoral proporcional directo, lo que hace muy difícil conformar grandes mayorías.
De hecho, las últimas elecciones parlamentarias dieron paso a nueve meses de negociación hasta que se acordó el nuevo ejecutivo, por lo que la previsión es que la conformación del nuevo gabinete dependa de las alianzas que se fijen una vez conocidos los resultados de los comicios.
El bloque de Al Maliki, que opta a su tercer mandato como jefe de Gobierno, parte como favorito en los comicios, entre otros motivos, porque su bloque ha conseguido evitar la fragmentación que sí han sufrido otros grupos que se presentaron a la anterior cita con las urnas, según la BBC.
Su principal rival es el exprimer ministro Iyad Allawi, que no parece tener tantas opciones como en los comicios de 2010 pero que todavía podría tener unos buenos resultados gracias al voto suní. Su bloque político, Iraquiya, cuenta con políticos chiíes y suníes y logró ser el más votado en 2010 pero se ha visto perjudicado por las divisiones y ahora Allawi, que es chií, es percibido como una figura prosuní.
La principal amenaza para el grupo de Al Maliki procede de los otros bloques políticos chiíes, el liderado por el Consejo Islámico Supremo de Irak y el bloque Ahrar, encabezado por el clérigo radical Muqtada al Sadr, que lideró el Ejército del Mahdi, una milicia que combatió a las tropas estadounidenses durante la invasión.
En las últimas elecciones parlamentarias, el bloque Iraquiya logró 89 escaños y el 24,72 por ciento de los votos, Estado de Derecho obtuvo 87 escaños con el 24,22 por ciento de los sufragios, la Alianza Nacional Iraquí consiguió 68 escaños con el 18,15 por ciento de los votos y la Alianza Democrática Patriótica del Kurdistán obtuvo 42 escaños con el 14,59 por ciento de los resultados.
Tras esos resultados, la alianza de Al Maliki recibió autorización del Tribunal Supremo para unirse a la Alianza Nacional Iraquí, con lo que se convirtió en la mayor fuerza política y pudo formar gobierno.
Los comicios iraquíes se rigen por un sistema de listas semiabiertas proporcional directo, en el que 320 de los 328 escaños se deciden en 18 circunscripciones y los otros ocho están reservados para minorías étnicas y religiosas. La Constitución iraquí establece que al menos el 25 por ciento de los escaños deben estar ocupados por mujeres (82 de 328), lo que provoca que cada lista electoral tenga que tener una mujer por cada tres hombres como mínimo.