Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abrazos contra la violencia racial en Carolina del Norte

Un activista por la paz ha estado ofreciendo abrazos a la Policía y a los manifestantes en lo que ha sido un intento para calmar los ánimos y rebajar la tensión tras tres noches de disturbios en la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte. La tensión racial se ha disparado después de que un policía matara a tiros a un hombre negro. En un vídeo, que fue publicado en Internet el pasado jueves por el 'Proyecto Free Hugs' (Abrazos Gratis) el activista Ken Nwadike se muestra abrazando a dos policías antidisturbios durante una protesta el pasado miércoles. Algunos manifestantes insultaron y amedrentaron al activista por dar abrazos a la policía. El vídeo de Nwadike se ha hecho viral en las redes y la tiene más de 25 millones de visitas en la página del 'Proyecto Free Hugs' en una red social.

Charlotte ha vivido tres noches de protestas para exigir justicia por Keith Scott, de 43 años, quien fue asesinado a tiros por un policía negro en el estacionamiento de un complejo de apartamentos el martes por la tarde. La policía ha disparado gases lacrimógenos y proyectiles no letales para disolver las protestas y los manifestantes han roto escaparates, san saqueado negocios y arrojado objetos a la Policía.

La violencia desatada ha llevado a las autoridades a declarar el estado de emergencia y el alcalde de la ciudad ha decretado el toque de queda. La muerte de Scott es el último incidente que ha desatado la tensión racial en los Estados Unidos, en concreto sobre el uso policial de la fuerza letal contra hombres y mujeres de la comunidad negra. La policía asegura que Scott portaba un arma cuando se acercó a los oficiales e ignoró las repetidas órdenes para dejarla caer. Su familia dijo previamente que estaba sosteniendo un libro, no un arma de fuego, y ahora dice que tiene más preguntas que respuestas tras ver dos vídeos grabados por las cámaras del cuerpo de policía. Nwadike fundó el Proyecto abrazos libres en 2014 después de los bombardeos de Boston y ha estado viajando por todo los EE.UU. repartiendo abrazos gratis desde entonces.