Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abdulá recalca que la ofensiva de primavera de los talibán "fracasará un año más"

El jefe ejecutivo (primer ministro) de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha recalcado este lunes que los talibán "fracasarán un año más", en respuesta al anuncio de los insurgentes del inicio de su ofensiva de primavera.
Abdulá ha resaltado que "no es la primera vez que anuncian una ofensiva contra el pueblo afgano", resaltando que los insurgentes "actúan contra la voluntad del pueblo afgano y benefician los intereses extranjeros".
"Me gustaría garantizar a nuestro pueblo que las heroicas fuerzas de seguridad no sólo les protegerán, sino que destruirán a sus enemigos y fomentarán las vías para lograr la paz", ha remachado, según ha informado el diario local 'The Afghanistan Times'.
El grupo afirmó la semana pasada que la ofensiva tendrá el nombre de 'Operación Mansuri', en honor a su antiguo líder, el mulá Ajtar Mansur, al tiempo que manifestó que controlan ya más de la mitad del territorio afgano.
Los talibán destacaron que "uno de los objetivos clave serán las fuerzas extranjeras, sus instalaciones militares y de Inteligencia y la eliminación de sus mercenarios locales (las fuerzas de seguridad)".
"El enemigo será atacado, acosado, asesinado o capturado hasta que abandone sus últimos puestos", remachó el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, prometiendo una mezcla de tácticas tradicionales, de guerrilla y atentados suicidas.
El comunicado de los talibán fue publicado apenas un día después de que la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) cifrara en 715 los civiles muertos a causa del conflicto en el país entre enero y marzo de este año.
En su comunicado, la UNAMA señaló que el 62 por ciento de las víctimas civiles --a las que hay que sumar 1.466 heridos-- fueron causadas por las operaciones de los grupos insurgentes.
La cifra supone un descenso del número de víctimas civiles del dos por ciento respecto a este mismo periodo de 2016, si bien queda por encima de cualquiera de los años anteriores, al menos hasta 2009.