Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abandonan a un joven a punto de morir por un coma etílico en un contenedor de basura

Abandonan a un joven a punto de morir por un coma etítilo en un contenedor de basuraFacebook

Chris Gorman, de 17 años de edad, solo recuerda el momento en el que despertó en el hospital. La Policía de Cumbernauld (Escocia) le encontró con un coma etílico en un cubo de basura. Lo que empezó como una noche de fiesta con sus supuestos amigos, casi acaba con su vida.

“Los médicos dijeron que media hora más y él no estaría aquí”, cuenta su hermano, Darren Gorman, que ha publicado las fotografías de lo ocurrido en Facebook. “Me disculpo por las fotografías. Pero si esto aumenta un poco la conciencia y hace que otro no acabe en el mismo estado, merece la pena”, ha escrito.
Son las imágenes de Gorman en el hospital, después de que la Policía alertase a Emergencias. El grupo de adolescentes con el que se encontraba le dejó tirado en aquel cubo de basura y se fotografiaron junto a él para compartir la imagen por las redes.

Gorman acabó en ese estado tras beber una botella de vino y vodka en una fiesta a la que no acudió con su grupo habitual de amigos. No obstante, el joven se encuentra recuperándose. Los médicos afirman que media hora más hubiese sido suficiente para que perdiese la vida. El menor, por su parte, desvela que se siente “terrible”. “No puedo beber agua, ni comer bien”, expresa, según publica el diario Daily Mail.

Este no es el primer caso de un joven que es abandonado por sus amigos en estas circunstancias. El 1 de noviembre, una niña de 12 años, falleció tras pasar tres días en el Hospital 12 de Octubre de Madrid. La menor entró en coma etílico después de beber vodka y ron en poco tiempo en un botellón en San Martín de la Vega.

En este caso, sus amigos no llamaron a Emergencias cuando esta perdió el conocimiento por miedo a ser multados. Estos la trasladaron hasta un centro de salud cercano en un carrito de la compra, donde no pudieron hacer nada por salvar su vida.