Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AIEA confirma que Irán ha cumplido con la retirada de centrifugadoras en la planta de Fordow

El director general de la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, ha confirmado este lunes que el régimen iraní ha cumplido el acuerdo nuclear en la parte referida a la retirada de centrifugadoras e infraestructuras excedentes en la planta subterránea de Fordow.
"Irán ha retirado el exceso de centrifugadoras e infraestructuras de la Planta de Enriquecimiento de Combustible de Fordow, en línea con sus compromisos alcanzados en el marco del Plan de Acción Conjunta Integral", ha afirmado Amano, en referencia al acuerdo firmado por el Gobierno iraní y los países del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) en julio de 2015.
El pacto establece que Irán tenía un año para completar la retirada de todas las "centrifugadoras e infraestructuras" excedentes de la planta de Fordow y su traslado para el almacenamiento en la planta de enriquecimiento de combustible de Natanz para que la AIEA pueda supervisar el material.
En su escrito, Amano ha asegurado que el 15 de enero la AIEA "confirmó" que Irán "ha llevado a cabo estos pasos estipulados en el calendario" contemplado en el acuerdo nuclear.
El acuerdo nuclear firmado por el régimen de los ayatolás con el grupo 5+1 establece una serie de restricciones al programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales impuestas a las autoridades de Teherán.
El pacto establece que Irán podrá seguir realizando enriquecimiento de uranio con fines de investigación y desarrollo durante los primeros diez años del acuerdo pero solo con las centrifugadoras IR-4, IR-5, IR-6 y IR-8. También determina que el Gobierno iraní solo podrá enriquecer uranio al 3,67 por ciento durante quince años y solo en la instalación nuclear de Natanz y que reducirá el número de centrifugadoras, que pasarán de 19.000 a 5.060 y solo se mantendrán los modelos más antiguos (IR-1).
Además de imponer que todo el uranio enriquecido por encima del 3,67 por ciento sea enviado fuera de Irán o diluido, el pacto nuclear señala que la instalación subterránea de Fordow pasará a convertirse en un centro de física y tecnología nuclear, donde se podrán realizar tareas de enriquecimiento y en el que se podrán mantener 1.044 centrifugadoras IR-1.
El acuerdo determina que, durante los próximos quince años, Irán no podrá conservar en su territorio más de 300 kilos de uranio enriquecido a menos del 3,67 por ciento y que la central de agua pesada de Arak será modificada para que no pueda producir plutonio con fines militares y la conversión de su reactor se llevará a cabo bajo la supervisión del 5+1 y la AIEA.
Además de enviar fuera del país el combustible empleado, Teherán se compromete a no desarrollar otras centrales de este tipo. El pacto establece, además, que la AIEA podrá llevar a cabo inspecciones de instalaciones sospechosas en el plazo de 24 días y podrá verificar, durante los próximos 20 años, las centrifugadoras de Irán y, durante 25 años, la producción de concentrado de uranio.
A cambio de las restricciones y modificaciones de su programa atómico, el pacto contempla que las sanciones de la UE y Estados Unidos contra el sistema financiero, energético y del transporte iraní serán levantadas a medida que Irán vaya cumpliendo sus compromisos y que la AIEA lo verifique, como ha venido sucediendo hasta ahora.
En caso de que Irán no cumpla con lo pactado, podrán volver a introducirse las sanciones en un plazo de 65 días, una posibilidad se mantendrá durante un plazo de diez años.