Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR alerta de que cientos de desplazados nigerianos regresan a sus hogares, ahora devastados

La agencia de la ONU reclama una mayor presencia de las ONG en los territorios que antes se encontraban controlados por Boko Haram
La liberación de localidades y ciudades por parte del Ejército en el estado de Borno, en el norte de Nigeria, ha permitido que cientos de desplazados internos regresen a sus hogares, según ha informado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha mostrado su preocupación por las precarias condiciones de vida, la falta de servicios básicos y la poca seguridad en el territorio, antes controlado por el grupo terrorista Boko Haram.
Según la agencia de la ONU, el Gobierno y las organizaciones humanitarias han ofrecido su ayuda a las autoridades del país para facilitar el regreso de cientos de nigerianos a unos 16 distritos del estado de Borno, entre los que se encuentran Mafa, Konduga y Dikwa. No obstante, el acceso continúa restringido en una decena de distritos, donde se estima que unas 800.000 personas necesitan ayuda urgente.
ACNUR ha destacado que el regreso de los desplazados debe producirse de manera voluntaria y ha alertado del nefasto estado en el que se encuentran las infraestructuras en en la mayoría de localidades que se encontraban sometidas a Boko Haram.
La agencia se encuentra en continuo contacto con el Gobierno para facilitar la gestión de la ayuda a la población y garantizar que el regreso de los desplazados se produce de manera legal y segura, según ha indicado Leo Dobbs, portavoz de ACNUR.
MAYOR PRESENCIA DE LAS ONG EN LA ZONA
La situación requiere la presencia de un mayor número de organizaciones humanitarias en la zona, según Dobbs, que ha señalado que se debe mejorar la coordinación de las ayudas y servicios prestados. Según ACNUR, la mayoría de desplazados son mujeres, niños y ancianos, que necesitan comida, refugio, agua potable y atención médica.
En Bama, la agencia de la ONU ha colocado 200 refugios para 1.000 personas, según Dobbs, que ha informado de que ACNUR se encuentra supervisando la distribución de ayuda y protección en localidades como Monguno, damboa y Konduga, entre otras.
La insurgencia en el norte de Nigeria ha provocado desde 2014 el desplazamiento de 2,25 millones de personas, de las cuales 2 millones son desplazados internos y 190.000 son refugiados que han huido a Camerún, Níger y Chad, según ha informado Dobbs. A pesar de que el Gobierno ha ganado territorio en la lucha contra Boko Haram, el grupo terrorista sigue suponiendo una gran amenaza.