Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR denuncia que el número de refugiados sursudaneses supera el millón de personas

El número de refugiados de Sudán del Sur que se han desplazado a los países colindantes debido al conflicto ha superado el millón de personas esta semana, según ha denunciado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha advertido de que las cifras sitúan a Sudán del Sur junto a países con un gran número de refugiados como Siria, Afganistán y Somalia.
La mayoría de los refugiados, que, según ACNUR, son mujeres y niños, se han visto obligados a desplazarse a Uganda, República Centroafricana, Kenia e incluso República Democrática del Congo, países que no han mostrado ningún tipo de reticencia a la hora de acogerlos.
Los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales del presidente sursudanés, Salva Kiir, y los rebeldes liderados por Riek Machar se reanudaron el 7 de julio, frustrando el alto el fuego acordado por ambas partes. Los combates han provocado el desplazamiento interno de 1,61 millones de personas, que necesitan ayuda humanitaria, según ha manifestado el portavoz de ACNUR, Leo Dobbs.
Unos 373.626 afectados se han trasladado a Uganda, que registró la semana pasada la llegada de unas 20.000 personas, la mayoría procedentes de la región de Ecuatoria, según ha denunciado Dobbs, que ha indicado que muchos de los niños que llegan a los centros de refugiados son huérfanos.
Según el portavoz de la agencia, más de 11.000 personas, la mayoría de la tribu nuer, llegaron esta semana a Gambela, en Etiopía, que cuenta con 292.000 refugiados sursudaneses. Sudán registra unas 1.800 personas al mes y en Kenia, que recibe a unas 300 personas por semana, hay más de 90.000 refugiados sursudaneses.
La mayoría de los desplazados huyen debido a la inseguridad alimentaria, según ha indicado Dobbs, que ha alertado de que un 5 por ciento de los refugiados son niños que se encuentran solos. La situación en Ecuatoria Central ha dificultado el acceso de la ayuda humanitaria a la zona. En uno de los centros de refugiados de Yei, en el sur del país, unas 10.000 personas no reciben sus raciones mensuales de comida desde junio.