Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR y OIM instan a las autoridades europeas a cooperar para garantizar la protección de los inmigrantes

Las autoridades europeas deben trabajar de forma conjunta para ofrecer una correcta gestión de la inmigración a largo plazo en el continente, según han instado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que han destacado la importancia de garantizar la protección de los inmigrantes y refugiados.
"Durante los últimos dos años, los gobiernos se han topado con numerosos desafíos a la hora de dar una respuesta a los más de 1,3 millones de refugiados e inmigrantes que han llegado a Europa, especialmente en lo referente a su seguridad", ha indicado el director de ACNUR en Europa, Vincent Cochetel.
Ambas agencias, con la colaboración de otras 72 organizaciones, han publicado una nueva estrategia de actuación para 2017 y han denunciado el "difícil e injusto" acceso al asilo por parte de los refugiados.
"Este plan es una herramienta operacional que permitirá poner en marcha una serie de medidas más eficientes y mejor coordinadas durante 2017", ha manifestado Cochetel. El portavoz de la OIM, Leonard Doyle, ha mostrado su preocupación por la "vulnerabilidad y las necesidades de las mujeres y los niños inmigrantes y refugiados" y ha insistido en que la "iniciativa es necesaria".
El documento señala la importancia de establecer soluciones a largo plazo para los refugiados e inmigrantes, lo que incluye un plan de redistribución y apoyo, así como estrategias de reasentamiento y reunificación familiar.
Por otra parte, las organizaciones, que han alertado de que al menos 25.000 menores sin acompañantes llegaron a las costas italianas en 2016, han hecho hincapié en las necesidades específicas de esos niños. Además, el plan, que cubre también Turquía, incluye un aumento de los esfuerzos a la hora de ofrecer asistencia a los supervivientes de la violencia sexual.
Los fondos necesarios para poner en marcha la estrategia, que afectará a unas 340.000 personas, son de unos 691 millones de dólares (649 millones de euros), según han informado varias ONG.