Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACH lanza una intervención de emergencia para paliar la "estación del hambre" en Níger

Acción Contra el Hambre (ACH) ha puesto en marcha una intervención de emergencia para ayudar a 40.000 personas en la región de Mayahi, en el sur de Níger, que ha sido especialmente golpeada por la estación del hambre, el periodo de escasez entre cosechas, en la que más de la mitad de los hogares se han visto obligados a reducir su alimentación a causa de la sequía, según ha alertado la ONG este lunes en un comunicado.
A través de esta intervención ACH reforzará el tratamiento de los niños con desnutrición aguda y distribuirá dinero para alimentos y víveres a las familias más afectadas. Además, ACH está haciendo distribuciones similares en la región de Diffa, en el sureste del país.
Al comenzar la estación del hambre, en el mes de junio, ACH alertó de que unos 8,6 millones de niños podrían llegar a padecer desnutrición aguda y medio millón podría perder la vida en este periodo. Según la ONG la hambruna alcanzaba entonces a 43.000 personas.
La responsable de Acción Contra el Hambre en Malí y Níger, Lucía Prieto, subrayó que la situación en la zona era "de extrema fragilidad" y recordó que este periodo "provoca la muerte de un millón de niños por desnutrición".
La ONG ha alertado ahora de que el peor escenario posible se ha hecho realidad en el sur de Níger. "Si nuestros sistemas de alerta temprana advertían hace unos meses de la falta de alimentación para el ganado y la ausencia de agua, ahora, cuando se agotan las reservas de alimentos de la última cosecha, la alerta se transforma en emergencia", ha asegurado ACH en un comunicado.
Una vez más los más afectados por este fenómeno son los niños y niñas menores de cinco años ya que los niveles de desnutrición aguda rozan el 13% en la región y la desnutrición aguda severa, el estadio más grave, supera el 2,3 por ciento. Ambos indicadores superan ya el umbral de emergencia.
"Estamos reforzando el tratamiento en los centros de nutrición, dotándolos además de instalaciones adecuadas de agua y saneamiento para evitar un empeoramiento de las condiciones de salud", ha explicado el director de Acción Contra el Hambre en Níger, Lucas Honauer, quien ha dicho que "paralelamente estamos organizando distribuciones de dinero para comprar los alimentos que están disponibles en el mercado a precios inasequibles para muchas familias". "En una segunda fase comenzaremos a distribuir entre las familias más vulnerables raciones alimentarias de cereales, aceite, judías y sal durante cuatro meses", ha añadido Honauer.
Uno de los puntos claves de la intervención se basa en el refuerzo psicosocial en los centros de nutrición. "A medida que se recupera el metabolismo y la aceptación de los alimentos por parte de los pequeños ponemos en marcha técnicas de refuerzo psicomotor, de animación a través del juego y de refuerzo afectivo", ha explicado Honauer. "El hecho, a menudo infravalorado, de que las madres pasen tiempo estimulando y jugando con sus hijos tiene un valor enorme a la hora de la recuperación", ha concluido.