Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los incentivos para animar a los empresarios a contratar han perdido su razón de ser"

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo e InmigraciónReuters
El Ministerio de Trabajo e Inmigración encargaba hace días a un grupo de expertos un informe sobre el sistema de bonificaciones a la contratación. Y el responsable de esta cartera, Celestino Corbacho, ha admitido este martes, en una entrevista en la Cadena Ser, que han encargado el informe porque los incentivos para animar a los empresarios a contratar han perdido "su razón de ser" al haberse prácticamente "universalizado" para todos los colectivos.
Corbacho ha explicado que las bonificaciones a la contratación nacieron con la idea de ayudar a convertir empleo temporal en fijo y de "discriminar positivamente" a determinados colectivos por sus dificultades para la empleabilidad. Pero "lo que sucede es que, con el paso del tiempo, las bonificaciones se han universalizado bastante, y al hacerlo, porque prácticamente se está bonificando ahora a todos los colectivos, los propios expertos concluyen pierden la eficacia".
Por ello, el ministro quiere someter a revisión el sistema y hacer un "balance" del mismo "para ver si los 2.800 millones de euros que cuestan estos incentivos son realmente eficaces o no". Aunque Corbacho ha dejado claro, que su intención no es suprimirlas.
Muchos solicitan los 420 euros
El ministro de Trabajo también ha avanzado que ya hay 26.000 desempleados que han solicitado la ayuda de 420 euros mensuales destinada a los parados sin protección y sin ingresos. También ha recordado que las previsiones del Gobierno son que entre 500.000 y 600.000 desempleados acaben beneficiándose de esta renta una vez que el Congreso apruebe que la medida se haga retroactiva desde el 1 de enero.
No obstante, tal y como ya dijo este pasado lunes, estas estimaciones podrían no cumplirse si se disparara el crecimiento de la población activa. Aunque cree que esto no sucederá. Según los términos previstos, la cifra de paro se situará en el 18,9 por ciento y no llegará al 20 pro ciento.
"Herido, pero no muerto"
En cuanto al diálogo social, Corbacho ha señalado que se encuentra en una fase de "rehabilitación y pronto restablecimiento". El ministro ha precisado que no hay una fecha concreta para sentarse de nuevo a negociar, pero que sería "muy buena señal", para pasar a un diálogo más amplio, que sindicatos y empresarios fueran capaces de desbloquear la negociación colectiva.
Corbacho se ha mostrado convencido de que no hay nadie que quiera "boicotear" el diálogo social, y ha explicado que, en una situación de "enorme dureza como ésta", todo "se tensiona".