Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las llamas consumen las vidas de tres ancianos

Esperanza Blanco tenía 103 años. Vivía con su hija Matilde Tirado, que el martes cumpliría 81 años, en el primer piso del número 11 de la calle Virgen de la Antigua, en el barrio Sevillano de Los Remedios.

Sobre las diez de la noche del lunes los vecinos escucharon sus voces pidiendo auxilio. Muchos pudieron ver enormes llamas saliendo por las ventanas de su casa. Un incendio calcinaba el salón de la  vivienda. Según la Policía Local, las dos mujeres perdieron la vida al quedar atrapadas entre las llamas. Muchos vecinos grabaron la escena con sus teléfonos. Eran la madre y la abuela de Eduardo del Rey, Hermano Mayor de la Hermandad del Silencio, muy conocidas por todos los vecinos.

La Policía Científica está realizando una inspección ocular en la vivienda buscando pistas para esclarecer las causas de este siniestro. Todo parece indicar que el origen del fuego fue un aparato calefactor o una estufa.

También se investigan las causas de otro incendio registrado esta mañana en una residencia de ancianos en San Sebastián de los Reyes (Madrid), en el que ha muerto un hombre de 95 años. Compartía una habitación en la primera planta con otro anciano que sí ha podido escapar de las llamas. Al parecer el fallecido estaba en la cama, conectado a una máquina, que ha podido ser el origan del fuego.

Los trabajadores han evacuado a los cuarenta residentes que viven en la primera planta con ayuda de la Policía Local. Otras treinta personas se han mantenido confinadas en la tercera planta hasta que los bomberos de la Comunidad de Madrid han conseguido extinguir el incendio. En total 89 personas han tenido que ser valoradas por efectivos del Summa112, 69 de ellos residentes y el resto policías y trabajadores, que han dicho que este incendio ha sido muy rápido y muy duro.