Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada tres hogares, incapaz de calentarse en invierno, según un estudio de ACA

Uno de cada tres hogares asegura ser incapaz de obtener una temperatura adecuada de la vivienda en invierno, según un estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) acerca de la pobreza energética en el que se toma como referencia el municipio alcarreño de Azuqueca de Henares.
El estudio ha sido desarrollado con la colaboración de Obra Social 'La Caixa' y cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares, Mirubee, HqH consultoría, Clientsol Energy, LEM System y PCE Instruments.
ACA ha realizado encuestas a cerca de 100 hogares del municipio y ha realizado la monitorización y seguimiento de los consumos energéticos en cinco viviendas, lo que ha permitido conocer mejor la realidad de la pobreza energética en los propios hogares que se encuentran en esta situación de vulnerabilidad, indica en una nota.
Entre los resultados del informe se aprecia que el 32% de los hogares encuestados afirmó ser incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada.
El 12% de los hogares afirmó haber tenido dos o más retrasos en el pago de las facturas de agua, luz o gas en los últimos doce meses debido a dificultades económicas.
El 27% de los hogares declaró tener presencia de goteras, humedades o podredumbre en sus viviendas, al tiempo que el 8% de los hogares declaró no tener ningún tipo de sistema de calefacción.
Por otro lado, el 23% de los hogares que respondió respecto a sus ingresos y gastos en energía destinaba más del 10% de sus ingresos para pagar las facturas de la energía.
El informe detectó que la potencia contratada por los hogares, por lo general, era superior a la necesaria, lo que les hace asumir costes fijos más elevados independientemente del consumo realizado.
Entre los hogares también se aprecia un desconocimiento de la existencia del bono social eléctrico y de las condiciones para poder optar a él.
Además, contaban con tipologías de contratos no adaptados a los usos de la energía que realizaban y desconocían por completo los equipos y aparatos que generaban un mayor consumo de energía.