Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hoteles registran la mayor caída de la ocupación pese a la reducción de los precios

La crisis económica ha reducido notablemente la llegada de turistas a España. En febrero se han registrado casi un 16 por ciento menos de viajeros internacionales que el mismo mes de 2008, según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur). La bajada también ha afectado a las pernoctaciones en hoteles, con descensos del 15 por ciento.
La publicación de Frontur hace patente la tendencia negativa que se registra en el sector. La encuesta facilitada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, refleja que en los dos primeros meses del año llegaron a España 5,4 millones de turistas, el 13,1 por ciento menos que el mismo periodo de 2008. Reino Unido, el mayor emisor de turistas, ha registrado el descenso más numeroso con una caída del 23,4 por ciento.
Su principal destino, Canarias, tuvo en febrero 78.000 turistas británicos menos; una tendencia que se repite en el sector de mercados emisores que tienen menos turistas que el año pasado. También se ha registrado un descenso de turistas procedentes de Alemania (el segundo mercado emisor), concretamente un 14,5 por ciento menos que el mismo mes del año anterior.
Las comunidades de Canarias, Cataluña, Andalucía y Madrid, que suponen el 69 por ciento total del índice de precios hoteleros, registraron todas tasas interanuales negativas. Canarias fue, en febrero, el principal destino turístico nacional con una disminución del 17, 5 por ciento. Cataluña y Andalucía cayeron 12,6 por ciento y 16 por ciento menos, respectivamente.
Las caídas se produjeron a pesar de que los precios disminuyeron un 5,1 por ciento en febrero. Los descensos afectaron, sobre todo, a hoteles de cuatro y cinco estrellas. Por el contrario, los hoteles de una estrella registraron un aumento del 2,7 por ciento.