Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre de plena confianza de Zapatero y Chacón

El general Félix Sanz RoldánCNN+
El general Félix Sanz Roldán, se hará cargo de los servicios de inteligencia españoles después de ocho años en manos de civiles, etapa en la que han sido dirigidos por Jorge Dezcallar y Alberto Saiz.
La dimisión de Saiz a raíz de las disputas internas en el Centro Nacional de Inteligencia y de la polémica sobre las denuncias de uso de dinero público con fines privados ha llevado al Ejecutivo a buscar a un hombre con la autoridad para restaurar la disciplina en el centro de espionaje.
Ex JEMAD y alto representante ante la UE

Félix Sanz Roldán había sido nombrado en agosto del año pasado Alto Representante para la Presidencia Española de la Unión Europea en asuntos relacionados con la Defensa, después de que fuera relevado poco antes de su cargo de Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), cargo que ocupó entre 2004 y 2008.
El Gobierno relevó la cúpula militar el 18 de julio de 2008 y Sanz Roldán fue sustituido José Julio Rodríguez como Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). En aquel momento la vicepresidenta, María Teresa Fernández De la Vega, ya habló de que el Ejecutivo reservaba "un puesto importante" para el militar cesado y poco después se desveló que el teniente general Sanz Roldán era destinado al equipo de la Presidencia española de la Unión Europea, con rango personal de secretario de Estado, el mismo que tenía como JEMAD.
Ello demuestra la cercanía entre el presidente del Gobierno y el nuevo director del CNI, a quien Zapatero quería tener en Moncloa como asesor. El líder del Ejecutivo y el ex JEMAD labraron su relación de confianza en los primeros años del Gobierno socialista. Entonces Roldán, nombrado a iniciativa de José Bono, colaboró con Zapatero en la retirada de las tropas de Irak o en la modernización de la carrera militar. Roldán cuenta también con todo el apoyo de la ministra de Defensa, Carmen Chacón.