Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres niños heridos leves al estallar una bomba en el Ulster

El Servicio de Policía de Irlanda del Norte ha puesto ha evacuado también varios domicilios de la misma ciudad tras el descubrimiento de "un objeto sospechoso" cerca de una escuela. En lo que concierne a la explosión, las fuerzas de seguridad no descartan que los perpetradores se vieran obligados a tirar el explosivo tras cancelar un atentado.
Este suceso tiene lugar el mismo día que se celebra el llamado Desfile de los Aprendices, una celebración protestante que se realiza anualmente en Londonderry y que ha originado en el pasado violentas protestas católicas.
Sin embargo, todavía no se han registrado incidentes, un hecho que ha elogiado el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, quien expresó su deseo de que "las pacíficas escenas de esta mañana se repitan a lo largo del día", en declaraciones recogidas por el diario 'The Daily Telegraph'.
Nueva explosión
Precisamente, hace sólo 4 días un dispositivo adosado a los bajos de un vehículo hizo parcialmente explosión en el condado norirlandés de Tyrone, en lo que pareció el tercer intento de atentado perpetrado en una semana contra las fuerzas del orden. El automóvil era propiedad de un empleado de seguridad civil.
El incidente tuvo lugar sobre las ocho de la mañana del martes (una hora más tarde en España), cuando este individuo, que resultó ileso, salía en coche de su casa, en la zona de Sweep Road (Cookstown), según informó la BBC. Antes de trabajar como guardia en la comisaría local había sido agente de Policía.
"No hay ningún apoyo a esta gente"
El viceministro principal de Irlanda del Norte, Martin McGuinness, ha declarado que no hay "ningún apoyo a las acciones de esta gente"."La absoluta falta de cualquier especie de autoridad por estos ataques sin sentido contrasta con el abrumador apoyo popular que existe hacia las instituciones que tanto el primer ministro como yo mismo lideramos", ha añadido.
El ministro principal norirlandés, Peter Robinson, ha señalado que los responsables de los atentados querían "traer la muerte y la destrucción" de vuelta a las calles de la región. "Permaneceremos firmes en nuestra determinación de no ser desanimados o desviados de nuestro objetivo", avanzó Robinson.