Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El guardia civil acusado de matar a su pareja, en libertad provisional

Coche de la Guardia CivilCNN+/Cuatro
La jueza titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Cambados, Eva Armesto, ha acordado mantener la libertad provisional para el guardia civil Jaime M.S., acusado de matar a su ex pareja, María Luz Posse, en diciembre de 2007. Asimismo, al acusado, que salió de prisión por un error judicial, se le ha prohibido entrar en la localidad, así como ponerse en contacto con la familia de la víctima.
Además, tras la comparecencia mantenida en el juzgado con el fiscal y los abogados de la acusación y la defensa, la magistrada ha condicionado la libertad provisional hasta la celebración del juicio a que el acusado cumpla los requisitos impuestos, así como por los decretados por la Audiencia Provincial de Pontevedra.
Así, la Audiencia provincial había dejado en libertad al guardia civil, con la obligación de acudir todos los días al juzgado de Cambados y le ha retirado el pasaporte. Además, la jueza que instruye la causa le ha prohibido que se acerque al lugar de los hechos, el cuartel de Cambados, donde la víctima recibió un disparo en la cabeza cuando se encontraba a punto de denunciar por acoso al guardia civil.
¿Riesgo de fuga?
El abogado de la familia de María Luz Posse ha considerado que la decisión de la jueza, de mantener en libertad al acusado implica un "grave" riesgo de fuga. Asimismo, el letrado ha argumentado que Jaime M.S. no dispone en este momento de trabajo, ni de bienes, ni de domicilio por lo que "no tendría nada que perder en el caso de fugarse para evadir la acción de la Justicia".
Asimismo, el abogado de la acusación ha estimado que las medidas adoptadas por la jueza tras la comparecencia celebrada con el fiscal y el abogado de las partes son "lo mínimo que se puede pedir ante un caso así".