Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grandes bancos recortan sus plantillas pese a sus beneficios millonarios

Los cinco grandes de la banca (Banco Santander, BBVA, 'la Caixa' y Banco Popular
Caja Madrid) han recortado sus plantillas en 2.143 trabajadores en los seis primeros meses del ejercicio. Además han adelgazado su red de sucursales en 754 oficinas (-4 por ciento) en este periodo.
BBVA es la entidad que más ha reducido el número de empleados en España, un total de 1.369, lo que significa un descenso del 4,5 por ciento entre junio de 2008 y junio de 2009, mientras que Caja Madrid se desmarca por completo de la tendencia de aligerar la plantilla e incorporó 807 puestos de trabajo en este periodo.
Ante el descenso de la actividad provocado por la crisis económica, la gran banca ha optado por ganar en eficiencia reduciendo el número de trabajadores y la extensión de su red comercial, sin embargo no puede decirse que estas entidades estén perdiendo dinero.
Los cinco alcanzaron un beneficio conjunto de 9.311 millones de euros en el primer semestre del año, una caída del 12,6 por ciento respecto a 2008 que se explica en el aumento de las dotaciones a provisiones. Santander ganó 4.519 millones de euros hasta junio y BBVA obtuvo un beneficio neto de 2.799 millones de euros.
Por entidades
BBVA encabeza la reducción de plantillas a través del 'plan de transformación' lanzado por la entidad y que ha supuesto el recorte de un total de 1.369 puestos de trabajo. Sin tener en cuenta los efectos sobre la plantilla del Santander provocados por las adquisiciones a escala global, el banco que preside Emilio Botín recortó 934 empleos en España (-2,7 por ciento).
La disminución de la plantilla en el Banco Popular se situó en el 4,5 por ciento en los últimos doce meses, lo que significa 614 puestos de trabajo menos que en junio de 2008, mientras que la Caixa mantuvo su plantilla prácticamente sin variación respecto a junio de 2008 (-0,13 por ciento) con tan sólo 33 empleos menos.
Por su parte, Caja Madrid incorporó 807 puestos de trabajo en este periodo, hasta totalizar 15.287 empleos, lo que significa un crecimiento del 5,6 por ciento. Su presidente, Miguel Blesa, asegura además que su red comercial no solo no necesita recortes, sino que aún no ha alcanzado su nivel óptimo.
A excepción de la caja madrileña, que incorporó 85 sucursales a su red, las otras cuatro mayores entidades de España cerraron oficinas. Así, en conjunto, el saldo global de la red de la gran banca española registra un descenso del 4 por ciento, con 754 oficinas menos que hace un año.