Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas grabaciones demuestran los encuentros de Berlusconi con D'Addario

El diario El País entrevista a Patrizia D' Addario, una de las 'velinas'CNN+/Cuatro
Los abogados del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ya han anunciado que iniciarán acciones legales contra el semanario 'L'Espresso' y el diario 'Repubblica' por publicar las conversaciones que 'Il Cavaliere' habría mantenido con la prostituta de lujo Patrizia D'Addario. La defensa del mandatario recuerda que sobre estas cintas pesa el "secreto" judicial.
El semanario italiano 'L'Espresso' publica en su versión digital las grabaciones realizadas a escondidas por D'Addario durante los encuentros que mantuvo con Berlusconi. Algunas de las conversaciones registradas son telefónicas, mientras que otras fueron registradas dentro del Palacio Grazioli, la residencia romana de Berlusconi.
Hace unas semanas, D'Addario presentó estas conversaciones ante la Justicia italiana como prueba de los encuentros que mantuvo con el primer ministro en el marco de la investigación que está llevando a cabo la Fiscalía de Bari (sur) sobre el presunto pago de dinero a mujeres jóvenes para que participaran en las fiestas que 'Il Cavaliere' ofrecía en sus residencias privadas.
"En la cama de Putin"
Las conversaciones se remontan a la fiesta celebrada en la residencia romana de Berlusconi, el Palacio Grazioli, a mediados de octubre de 2008, y a los días 4 y 5 de noviembre. En una de ellas, la prostituta habla con Giampaolo Tarantini, el hombre que la puso en contacto con el 'premier'.
Además del audio, el semanario publicó la transcripción de las conversaciones. En una de ellas, Berlusconi le dice a la prostituta que le espere en "la cama de Putin" mientras él se ducha.