Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fundador de Wikileaks defiende la revelación de los documentos sobre la guerra de Irak

El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, ha defendido este sábado en Londres la publicación de documentos secretos sobre la guerra de Irak y ha dicho que se trata sólo de "esclarecer la verdad" de lo ocurrido durante el conflicto. Assange ha recordado el dicho de que "la primera víctima de una guerra es la verdad" y dijo que los ataques contra la verdad comienzan antes de una guerra, continúan durante el conflicto armado y persisten, como ha ocurrido en el caso de Irak, hasta mucho después.
Wikileaks avanzó la medianoche del viernes la filtración de más de 400.000 documentos secretos referentes a las acciones del Ejército estadounidense durante la guerra en Irak en las que se destaca que Estados Unidos presuntamente conocía decenas de casos de tortura sobre prisioneros perpetrados por policías y soldados iraquíes, pero no los investigaron. Se cifra en más de 100.000 los muertos registrados en el país árabe desde la invasión 2003 hasta 2009, y se detallan las presuntas ayudas realizadas desde Irán a milicias iraquíes.
"No estoy seguro de que hayamos conseguido el mayor impacto político posible, pero creo que nos hemos acercado bastante", ha declarado Assanges, quien ha pedido que la "tremenda escala" de pérdidas humanas que se detalla en los documentos "no impide ver la pequeña escala humana, porque han sido las muertes de una o dos personas por cada incidente las que han provocado este número tan abrumador de fallecidos en Irak", en declaraciones recogidas por 'The Guardian'.
En la misma rueda de prensa, el abogado Phil Shiner, del grupo Public Interest Lawyers, ha asegurado que los documentos demuestran que en algunos momentos se podría demostrar la presencia de fuerzas británicas en algunas acciones ilegales que serían objeto de un proceso judicial. "Algunas de estas muertes han tenido lugar en unas circunstancias en las que el Reino Unido ha tenido una clara responsabilidad legal", ha apuntado.
Uso ilegal de la fuerza
Shiner cita un caso en el que un fusilero británico había abatido a una niña de ocho años en una calle de Basora. "Por alguna razón, el tanque se detiene al final de la calle, la niña está ahí con su vestido amarillo, sale un fusilero y la revienta", ha descrito el abogado, quien se ha erigido como portavoz de los civiles iraquíes que posiblemente podrían haber sido torturados o asesinados por las fuerzas británicas.
"Algunos han muerto en ataques indiscriminados o por uso injustificado de la fuerza letal. Otros han muerto bajo custodia de las fuerzas británicas, y nadie sabe cuántos civiles han perdido sus vidas en los centros de detención", ha explicado el letrado. "Si se ha usado fuerza ilegal, debe perseguirse a los responsables, por lo que vamos a iniciar un nuevo caso para que se establezca un procedimiento judicial por el que se investigue la responsabilidad británica en las muertes civiles en Irak", ha anunciado.
Nuevas filtraciones sobre Afganistán
Por su parte, el colega de Assange en Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, ha anunciado la próxima publicación de 15.000 nuevos documentos sobre la guerra de Afganistán, que se suman a los divulgados en julio, y que hasta ahora habían sido completamente vetados para su publicación.
Hrafnsson ha precisado que estos nuevos documentos han sido editados y "no contienen información que pudiera resultar peligrosa para los implicados".