Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El frustrado regreso de Zelaya deja dos muertos en Honduras

La tensión en Tegucigalpa crece día a día. El domingo estaba señalado en el calendario de todos los hondureños porque sabían que era un día crucial para el desarrollo del país. El presidente depuesto, Manuel Zelaya, se propuso volver a su tierra tras el golpe de Estado, pero no pudo ser. El Ejército consiguió impedir la entrada en el país del derrocado presidente, con una actuación que causó las primeras víctimas mortales.
Después de lanzar bombas de gas lacrimógeno, el Ejército abrió fuego contra los miles de manifestantes que esperaban a Zelaya desde primera hora de la mañana en los alrededores del Aeropuerto Internacional de Tocontín, en Tegucigalpa. Lo hacían como respuesta a los intentos de la multitud por tomar la pista de aterrizaje del aeródromo, según la versión oficial.
Un periodista de la cadena Telesur informaba en conversación telefónica que había presenciado el cadáver de un joven que estaba rodeado por un charco de sangre. Las imágenes emitidas por la cadena mostraban a una multitud enfurecida calificando de "asesinos" a los soldados, varias personas heridas y de múltiples ambulancias acudiendo al lugar para atender y trasladar a los afectados.
Poco después, fuentes médicas confirmaban que las balas disparadas por los militares habían causado la muerte de al menos una persona y decenas de heridos. El fallecido es Obed Murillo, un joven de 19 años que recibió un disparo en la cabeza. Respecto al segundo fallecido la única información con la que se cuenta es la aportada por el ministro de Exteriores hondureño, Enrique Ortez, que confirmó su muerte y añadió que existe "la certeza de que la policía no fue".
Censura en los medios
En una muestra de la censura decretada por el Gobierno 'de facto' encabezado por Roberto Micheletti, que adelantó en tres horas el toque de queda decretado para esa noche, las televisiones, radios y periódicos tardaron horas en informar sobre lo que calificaron como un "intento de violar el espacio aéreo".
A las 16.30 hora hondureña, el depuesto mandatario, cuyo avión se encontraba a poca distancia de Tegucigalpa, manifestaba en una entrevista en directo a la televisión sudamericana que quería llegar al país para "evitar la represión" contra los hondureños y "ofrecer reconciliación" al Ejército. Viajaba desde Washington acompañado por el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D'Escoto.
Sobrevolando la pista de aterrizaje, le esperaba un helicóptero del Ejército con órdenes de detenerle en cuanto aterrizase, algo que no parecía asustarle. "A mí no me amedrenta eso. Tengo la responsabilidad de Gobernar y voy a llegar para dialogar como presidente electo de los hondureños", agregó.
Aterrizaje frustrado
Sobre las 17.30 horas, el aparato en el que viajaban era captado por las cámaras de la televisión sudamericana sobrevolando en círculos el aeropuerto, lo que provocó el entusiasmo entre sus seguidores y la rápida movilización del Ejército.
Dos camiones militares se colocaban en el centro de la pista de aterrizaje y al menos otros tres vehículos más se apostaban en los extremos de la misma para evitar su aterrizaje .
El propio Zelaya, en una nueva comunicación telefónica con Telesur, confirmaba que las autoridades aéreas les habían denegado el aterrizaje y les habían amenazado con ser interceptados por aviones de las Fuerzas Aéreas.
A El Salvador

Ante la imposibilidad de pisar suelo hondureño, Zelaya comunicaba en ese mismo momento su intención de viajar a San Salvador para evaluar la situación junto con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, de Argentina, Cristina Fernández, y de Paraguay, Fernando Lugo.
Tras una parada técnica en Nicaragua partió al encuentro de los mencionados líderes iberoamericanos, que esperaban en Aeropuerto Internacional de Comalapa, en San Salvador. En una de las salas del complejo aeroportuario, los cinco mantuvieron una reunión de urgencia para trazar la hoja de ruta a seguir después de que el Ejército hondureño impidiese la entrada de Zelaya en Honduras.
Zelaya llama "criminales" al Gobierno
Tras una reunión de poco más de una hora, comparecía ante los medios junto al presidente salvadoreño, Mauricio Funes. Zelaya tildó de criminales a los dirigentes del Gobierno 'de facto', a los que responsabilizó de la muerte de Murillo.
"Una marcha pacífica ha sido reprimida a balazos, han quitado la vida de un compatriota", indicó Zelaya durante la rueda de prensa. "Es un acto criminal que no puede quedar impune. Los criminales no pueden dirigir un país", añadió. Además, hizo un nuevo llamamiento a los soldados hondureños para que, "en nombre de Dios, bajen las armas contra el pueblo y no repriman más a los hondureños".